El otro día hablábamos de que habían dos tipos de líderes; los multiplicadores y los reductores. Hoy me gustaría hablar de una de las competencias más importantes en el mundo en el que vivimos.

Me refiero a la capacidad de aprendizaje continuo, otro concepto sugerido después de haber escuchado varias veces a Liz Wiseman, de hecho creo que esta frase suya resume muy bien de lo que va este artículo.

“Lo importante no es lo que sabes, sino lo rápido que aprendes.”

¿Cuánto dirías que aprendes en  tu trabajo? ¿Cuántas veces sientes que los retos a los que te enfrentas son demasiado grandes? ¿Cuántas otras veces te sientes que lo tienes todo controlado e incluso te aburres?

Hay personas que van a trabajar porque se ven obligadas a ello, no porque les motive o sea estimulante. Lo peor es que su trabajo está cada día más agitado y les exige cada día más rendimiento, pero su nivel de capacitación para llevarlo a cabo, dejan mucho que desear. ¡Están en zona de peligro!

confortosis - @INUSUAL

Hay otras personas sin embargo que —aunque les guste más estar de vacaciones— disfrutan cada día de su trabajo porque tienen desafíos suficientes como para no aburrirse. Son retos complejos que requieren esfuerzo, pero que están dentro de su alcance. A esta zona la llamamos de aprendizaje.

Por último también hay gente que vive en su zona de confort, acomodada en su área de dominio, ajenas a los riesgos ocultos que supone la confortosis (también conocida como autocomplacencia).

¿Qué es la confortosis?

Se trata de una “enfermedad degenerativa” muy común en grandes organizaciones que han ocupado o todavía ocupan posiciones de liderazgo en el mercado. Puede afectar a todos los niveles de la organización.

La mayoría de nuestros clientes son grandes organizaciones, por lo que estamos muy acostumbrados a encontrarnos con personas que padecen confortosis sin saberlo.

Se trata de una “afección contagiosa”, casi imperceptible porque se extiende muy lentamente hasta afectar a departamentos enteros. Es muy difícil de detectar a simple vista, pero existen algunos síntomas inequívocos que pueden ser descubiertos con un pequeño auto-exámen.

¿Cómo detectar la confortosis?

En su último trabajo de Liz Wiseman expone cinco señales para detectar el estancamiento que pueden servir perfectamente para ponernos a prueba.

  1. Todo parece funcionar sin problemas, lo tenemos todo controlado.
  2. Siempre hay una respuesta para todo, no tenemos dudas ni preguntas sin resolver.
  3. Todas las críticas son positivas, a penas hay voces disidentes.
  4. El trabajo no supone un esfuerzo realmente, ahora lo que nos interesa es ser mentores.
  5. Estamos siempre ocupados pero aburridos, no hay ningún reto excitante que nos estimule.

Si sientes estos síntomas o conoces a alguien que los sienta, asegúrate que no haya contraído una confortosis, tiene mal arreglo a nivel organizacional, pero si se detecta a tiempo, puede curarse.

Para los casos más complejos, Wiseman también dispone de un auto test para saber en qué zona te encuentras, las preguntas son muy interesantes y la web permite ver el resultado de la prueba al finalizarla. Siempre puede ser útil por si conoces a alguien que quiera saber si padece confortosis o no…

Liz Wiseman ha sido una de las ponentes en “The Global Leadership Summit“un evento mundial que impacta a más de 260.000 personas en 875 ciudades y 120 países que se ha celebrado recientemente por primera vez en Terrassa. Aquí tienes un breve resumen en video del evento central de este año.


Life is too short to be regular. Are you innovative?
Request an invite to inusual.net


¿Y tú qué dices?