¿Cómo pueden los empresarios hacer que sus equipos piensen de forma más creativa y desafíen el status quo, al tiempo que mantienen las operaciones diarias de la empresa funcionando sin problemas?

La innovación no es como cualquier otra función de los negocios. No existe un planteamiento único para abordar el tema. Se describe mejor como una hazaña de la imaginación que no puede ser predecida o replicada.

A pesar de toda la aparente singularidad que le acompaña, la innovación parece ser algo que sucede regularmente en algunas organizaciones. Entonces, ¿cómo lo hacen? ¿Qué puedes hacer, como directivo, para inspirar el sentido de la innovación dentro de tu propia empresa? Pues bien, resulta que hay más de una cosa que puedes hacer y aquí te mostramos varias de ellas.

Haz a la innovación parte de tu empresa

No hacer mucho lío sobre la innovación podría ser la mejor manera de alcanzarla. Pensar sobre la innovación como algo exótico, o algo que no forma parte de la cotidianidad, la aísla de aquello que se considera normal dentro de tu empresa. En otras palabras, la innovación necesita ser como cualquier otro proceso en la organización, si se espera que tenga éxito alguna vez. Por tanto, para que el cambio se dé dentro de un proceso fiable, debe abordarse sistemáticamente como cualquier otro tema del negocio, en el que descubres un problema y luego tratas de solucionarlo.

No le temas al fracaso

Aceptar el fracaso como una parte normal de la innovación es la única forma sensata de avanzar. Debes ver al cambio como lo que es, algo pionero, que no puede haber éxito sin uno que otro paso en falso. De hecho, cada fracaso puede visualizarse como una excelente oportunidad para aprender y mejorar tus procesos porque, al final, posees información que muchos otros no tienen: cómo no hacer las cosas.

Contrata personas que no hacen parte de tu entorno

Emplear personas con experiencia, habilidades y talentos diversos, te ayudará a desafiar el status quo cuando desarrolles nuevos productos o estrategias de negocios. No todos ven las cosas de la misma manera en que tú lo haces y nunca se sabe cuándo podría surgir una buena idea. Necesitas personas Inusuales…

Evita la negatividad

Las voces que desafían siempre van acompañadas de innovación, ya sea desde la industria, desde tus competidores, analistas, los medios o incluso desde dentro de tu propio negocio. Cuando una empresa se desanima frente a los desafíos y pierde su convicción de avanzar, no habrá mucho lugar para la innovación.

Preguntándote ¿qué pasaría si…?

Aunque esta pregunta pueda parecer simple, tiene siempre el poder de cambiar tu forma de ver las cosas. Utilizando la manera de pensar del “qué pasaría si…”, estarás en capacidad de maximizar el presente mientras, al mismo tiempo, aseguras el futuro. Los mejores líderes saben cómo alcanzar los resultados deseados mientras mantienen el foco conducido y orientado al descubrimiento. No tiene sentido superar los obstáculos a corto plazo a expensas de la sostenibilidad a largo plazo. La mejor manera de alcanzar ambos es preguntarse constantemente “qué pasaría si…”.

Conclusión

El camino de la innovación no es tan complicado como muchas personas creen que lo es. Alimentando e inspirando la innovación en tu organización, podrás esperar con seguridad un gran retorno de la inversión (ROI) en el medio y largo plazo.

Pregunta para reflexionar

¿Tu organización inspira innovación?


If you're not a global innovator, please don't click here.


¿Y tú qué dices?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.