Existen problemas complejos cuya solución parece imposible. Nos enfrentamos a demasiados factores que ejercen influencia, múltiples obstáculos que deben superarse y que nos hacen sentir pequeños, sentir que poco podemos hacer. Sin embargo, casi todo problema puede afrontarse por medio de la creatividad y el empeño. Descubramos cómo una idea innovadora, la cubertería comestible, puede ayudar a recuperar el agua en la India y a reducir las grandes cantidades de plástico desechadas como residuos cada día.

El nacimiento de una idea

Desde 2003, el investigador Narayana Peesapaty había observado una tendencia preocupante: la reducción acelerada de las aguas subterráneas en la India. Sin embargo, al comprobar los datos de precipitación, se dio cuenta de que estos no habían variado significativamente en esos últimos años. Si no era a causa de la lluvia, ¿qué podía estar pasando para que el agua subterránea estuviera disminuyendo de ese modo?

Peesapaty continuó su investigación y descubrió el motivo de esta escasez de agua subterránea. La razón no era otra que el cambio de la agricultura tradicional de mijo al cultivo cada vez más extendido del arroz. Resulta que un campo de arroz consume 60 veces más agua que uno de mijo, agua que los agricultores obtienen bombeando el recurso del subsuelo. Había que retornar al cultivo del mijo, pero los agricultores habían empezado a cultivar arroz porque el mercado del mijo era cada vez más limitado.

Tras documentar todo esto ante las autoridades gubernamentales y comprobar su inacción frente al enorme problema, Peesapaty no quiso conformarse. Así nació la sencilla y genial idea innovadora de Peesapaty de generar cubiertos comestibles a partir del mijo.

Afrontando un gran proyecto

Poco después, la viralización de uno de sus vídeos favoreció su proyecto y sus dos campañas de crowdfunding en 2016 superaron con creces los objetivos marcados.

La cubertería comestible es una solución sencilla y a la vez efectiva. 

Las cucharas se fabrican con ingredientes 100% naturales, harina de mijo en su gran mayoría. Además, en su producción, se les pueden añadir sal, azúcar, vainilla, limón y otras sustancias para obtener sabores variados. Una excelente solución para a la vez que se ataja el problema del agua subterránea de la India, reducir el plástico, uno de los grandes problemas ambientales mundiales.

Pero no es suficiente con desarrollar un buen producto, hay que lograr su venta. Peesapaty estudió su posible mercado y advirtió que el gran nicho de la cubertería desechable se encontraba en las empresas de catering. A pesar de la existencia de la cubertería de bioplástico, esta no había logrado imponerse debido a su precio más elevado. En cambio, la cubertería comestible a base de mijo podía competir sin problema con el precio de la de plástico habitual.

Otro problema que se encontró Peesapaty fue la incredulidad de la gente ante su producto. Parecía increíble que algo tan sencillo pudiera ser real, que una cuchara pudiera simplemente comerse. Pero sus continuos esfuerzos de exposición dieron su fruto y hoy cuenta con pedidos en todo el mundo.

Artículos en The Guardian y otros medios se han hecho eco de la idea y el trabajo de Bakeys, el nombre que Peesapaty ha dado a su proyecto.

Conclusión

Lo que demuestra la historia de Peesapaty es que hay dos posibles rutas hacia la solución de un problema:

  • La conformidad, es decir, tratar de encontrar soluciones por medio de canales ya establecidos. Esto puede ser adecuado para muchos de los retos del día a día. En esta historia, sin embargo, no tuvo ningún éxito, pues el gobierno tras ser informado de lo que estaba ocurriendo no llevó a cabo acciones para solucionar el problema.
  • La originalidad, abrir nuevos canales para avanzar hacia una solución. Esta se vuelve necesaria para problemas más espinosos, pues requieren de un tipo de pensamiento divergente para alcanzar una solución. Tal es el caso de la cubertería comestible a base de mijo, sin duda una idea innovadora y eficaz.

El uso del pensamiento creativo, con una idea tan sencilla como una cuchara que se puede comer, está permitiendo al innovador Peesapaty ser parte de la solución de dos graves problemas como la escasez de agua y el exceso de plástico desechado diariamente en el mundo.

Y a ti, ¿se te ocurre algún problema en tu entorno que exija una idea innovadora como solución?


Do you want more posts like this?