Puede que escuches tus playlists, podcasts, canciones y artistas favoritos todos los días en Spotify. Lo que probablemente no sabes es quién lo creó y cómo surgió esta aplicación que ha cambiado la manera en la que escuchamos música alrededor del mundo. Daniel Ek creó Spotify. Inventó una aplicación innovadora que cambiaría la industria musical, pero que también es el reflejo de la propia reinvención que tuvo que hacer de sí mismo. A continuación, te cuento esta historia de liderazgo e innovación.

Utilizar una pasión para innovar

Su pasión por la tecnología le acompaña desde la niñez. Daniel fue criado por su padrastro que trabajaba en tecnologías de la información. Ya de niño, Daniel Ek programaba códigos básicos mientras escuchaba música.

La pasión de Daniel por las tecnologías le hizo un emprendedor precoz.

Con 14 años, Ek creaba páginas web en la sala de ordenadores de su instituto. Las vendía a bajo coste. Haciendo uso de su liderazgo, reclutó a sus amigos para que le ayudaran y, con su pequeño negocio, Daniel ganaba 15.000 USD al mes que invertía mayormente en videojuegos. Más tarde invirtió en servidores donde alojaba las webs, de forma que aumentó aún más sus ganancias.

No contento con ello, a los 16 intentó entrar a trabajar a Google, porque estaba obsesionado con la velocidad de la plataforma. Fue rechazado por no tener un título académico. Entonces, intentó crear su propio buscador pero el intento fue fallido.

Luego vino la universidad. Probablemente demasiado aburrida para Daniel, la dejó en el primer año. En realidad, poca falta le hacía, porque poco después ideó un sistema por el que ganó 2 millones de dólares.

Reinventarse a sí mismo

Con solo 23 años, Daniel Ek tenía un Ferrari, un apartamento de lujo en Estocolmo y era bien recibido en todos los lugares VIP del país. Pero no era feliz. Se sentía sólo, rodeado de gente que sólo tenía interés en su dinero. Por desgracia para Daniel, el dinero no había traído consigo la felicidad.

La depresión lo llevó a dejar esa vida y a deshacerse de todo. Las tecnologías no habían conseguido guiarle por la senda de la felicidad, así que se refugió en la segunda de sus pasiones: la música. Ek toca la guitarra, el bajo, la batería, el piano y la armónica.

Su pasión por la música le viene desde la cuna: sus dos abuelos por parte de madre ya estaban en esta industria, la abuela era cantante de ópera y su abuelo pianista de jazz. Su madre le regaló una guitarra cuando sólo tenía 5 años de vida.

En esta etapa, Ek también desarrolló fuertes lazos de amistad con Martin Lorentzon, director de una empresa para la que ya había trabajado con anterioridad en sus negocios. Lorentzon tampoco estaba pasando por su momento más feliz.

Martín renunció y puso el dinero para la nueva aventura. Daniel puso sus dos pasiones: música y tecnología.

Sin duda, el liderazgo innovador requiere en ocasiones que nos reinventemos a nosotros mismos. A veces, como en el caso de Ek y Lorentzon, la reinvención implica mirar hacia adentro y encontrar lo que nos hace felices. Buscar llenar nuestras vidas más que nuestros bolsillos.

Spotify, de una idea a una realidad millonaria

La idea era una locura absoluta para la época: millones de canciones gratuitas disponibles, con precios atractivos en el plan premium, posibilidad de compartir listas de reproducción con tus amigos, acceso 24 horas, etc. Un caso innegable de innovación.

Lorentzon tenía el dinero para empezar y a Ek el dinero ya no le importaba mucho. Ambos buscaban algo que les diera otro tipo de satisfacciones menos materiales.

Ek tuvo el liderazgo, la paciencia y la destreza necesaria para embarcar a las discográficas en su odisea. Este fue quizás uno de los movimientos con mayor impacto en el éxito del negocio. La innovadora idea también consiguió que otras grandes mentes se sumaran al proyecto como inversores u otros roles.

En la actualidad, Spotify no deja de crecer y esto se debe a su constante apuesta por la innovación y proactividad. Su caso se estudia ahora en las facultades de negocios y la aplicación se ha convertido en un producto de uso corriente para personas de casi todas las edades. De acuerdo con Statista, Spotify cuenta con casi 160 millones de usuarios activos alrededor del mundo. 8 millones de personas pagan por su uso. Sin duda, una idea de oro.

Pregunta de auto-reflexión: ¿estás dedicándote a algo que verdaderamente te hace feliz o tendrás que reinventarte?

¿Y ahora qué vas a hacer con esto?: ¿quieres profundizar un poco más sobre cómo llevar tu vida al siguiente nivel? Te recomiendo esta guía con la que puedes inspirarte de otros Inusuales que han hecho historia y aplicar sus lecciones aprendidas a tu vida. ¿Te atreves, o prefieres seguir leyendo posts? 


Do you want more posts like this?