¿Acabas de entrar en una organización que te ofrece horarios flexibles? ¿Te han explicado qué significa realmente el horario flexible? ¿Puedes escoger en una franja horaria o trabajas por objetivos dejando de lado totalmente los horarios?

Detrás de un horario flexible se puede esconder toda una cultura real de una organización. Y es que una organización puede llegar a ofrecerte flexibilidad horaria a la hora de entrar o salir, de escoger turno de mañana o tarde o incluso de hacerte tus propios horarios. Pero lo realmente importante es si se fija en cómo tu aportas todo tu potencial.

No voy a hablar de las organizaciones que te fijan unas franjas horarias a escoger, o te permiten entrar y salir con un margen de tiempo. Quiero hablar de las que realmente permiten hacerte el horario día a día. De aquellas que una semana puede no parecerse en nada a la otra.

El Win to Win: del engagement al alto rendimiento

Desde mi punto de vista, el horario flexible debe permitir dos aspectos clave: engagement del profesional y alto rendimiento. Estos dos aspectos proporcionan un win to win entre organizaciones y profesionales.

Al permitir un horario flexible, sabes que, organizándote, puedes llegar a realizar asuntos personales, familiares y laborales. Con ello, es mucho más fácil tener un equilibrio en las relaciones y facilita el sentirte motivado con aquello que haces.

Pero el horario flexible permite también que adaptes tus bioritmos naturales a aquellas horas en las que estamos más preparados para dar el máximo de nosotros mismos.

El peligro de caer en el desorden

Hace unos días Núria nos hablaba de la autogestión como sinónimo de nuestros propios resultados. Es totalmente cierto pero debemos evitar el peligro de caer en el desorden.

El desorden se produce en el momento en que no das disponibilidad horaria clara a las personas que trabajan en el equipo, en el momento en que pasas a ser una persona que sólo se conoce por sus mails o sus entregables, o cuándo tras una llamada en una hora teóricamente personal te irritas.

La flexibilidad es buena, pero para todas las partes y siempre y cuando tengas presente que tu trabajo y las personas que trabajan en tu equipo (puede ser incluso el mismo cliente), tienen dependencias contigo. Y hay que ser consecuentes con ello. No puedes dejar de aportar valor ni de relacionarte de forma periódica con el equipo.

Actualmente la tecnología permite acercar a las personas y trabajar de forma diferida, tal y como explica Chiyana en alguno de sus artículos, pero existen momentos en que es imprescindible estar en el mismo momento para alinear un proyecto, resolver un problema, validar puntos de vista o participar en una sesión de equipo.

Si eres un profesional independiente que se cierra en su estudio o hace trabajo de campo sin rendir cuentas a nadie ni dar explicaciones hasta la fecha de una entrega, y trabajas de forma totalmente individual, no tendrás ningún problema. Pero ésta es una forma muy peculiar y muy concreta de trabajar, que seguramente vaya mucho más allá de un horario flexible.

Organizaciones preparadas

El artículo de Mashable “4 Reasons to offer employees flexible schedules” nos muestra beneficios para facilitar horarios flexibles. Pero para poder proporcinar este beneficio, las organizaciones deben estar preparadas. Este mismo artículo, Cali Williams Yost, CEO and founder of Flex+Strategy Group and author of the book “TWEAK IT: Make What Matters to You Happen Every Day” subraya:

“Flexible work success requires an extra layer of collaboration, coordination and communication that we need to manage and initiate. But that is a small price to pay in order to have that flexibility to make what matters on and off the job happen on a regular basis.”

Efectivamente, la organización debe estar preparada. Debe tener clara la estrategia, claro los objetivos a alcanzar y deben estar alineados con aquellas tareas que debe realizar el equipo y cada profesional del equipo. De este modo, no hace falta que midamos la cantidad de horas dedicadas, sino si alcanzamos con éxito los objetivos establecidos. Y todo ello debe ir acompañado de una cultura basada en la confianza, una actitud proactiva para resolver problemas y un enfoque de aportar el máximo valor a los proyectos.


Do you want more posts like this?