Cada vez que oía la expresión “recursos humanos” me decía —un día tengo que escribir sobre esto— así que hoy me he decidido a hacerlo. Sinceramente creo que las palabras son importantes y dependiendo de cómo nos referimos a los conceptos, percibimos su significado de una u otra forma. La cosa está muy clara:

Hoy día mucha gente comparte la idea de que las organizaciones ya no necesitan más Recursos Humanos sino más Humanos con Recursos.

Sin embargo, salvo honrosas excepciones en las que esta función organizacional recibe el nombre de “dirección de personas” o “capital humano,” lo cierto es que todavía seguimos llamándole “recursos humanos,” como si no hubiera pasado nada desde que se acuñó el concepto por primera vez.

El origen del concepto

Según la Wikipedia, fue el economista John R. Commons quien utilizó por primera vez el término “recursos humanos”, en su libro “Distribución de la Riqueza” publicado en 1893, sin embargo el término no acabó de cuajar del todo, supongo que lo verían demasiado moderno…

Más tarde fue usado entre los años 1910 y 1920 al igual que la idea de que los trabajadores podrían ser vistos como una especie de activo del capital. A nivel estudiantil el primer uso de la terminología “recursos humanos” en su forma moderna, fue en un informe de 1958 realizado por el economista E. Wight Bakke.

El futuro del trabajo

Hay que recordar que en 1911, Frederick W. Taylor publicó su libro de referencia “Principios de la administración científica.” En su obra, Taylor propuso la Gestión como una “revolución” que resolvería los límites de productividad en las organizaciones de la era industrial. Era el principio de lo que hoy conocemos como “Taylorismo“.

Taylor fue pionero en la idea de dividir la organización entre pensadores (gestores) y ejecutores (trabajadores) —legitimando así la profesión de Gestor como la de “directores pensantes” de“recursos humanos no pensantes”. “Tú no estás aquí para pensar, estás aquí para trabajar” son algunas de las expresiones que todavía resuenan en algunas empresas…

La Gestión, tal y como la conocemos hoy, no se diferencia mucho de lo que Taylor propuso hace más de un siglo, todavía hay muchas empresas que funcionan así, a pesar de que en el mercado actual esto ya no tenga sentido.

De hecho, hoy carece de sentido incluso en empresas industriales, en las que el atributo diferenciador de la competitividad ya no es la eficiencia en el trabajo, sino la capacidad de la empresa por entusiasmar a sus clientes y ganarse su confianza, preferencia y recomendación.

Esto tiene más que ver con la forma en cómo se organiza, atrae y retiene el talento la compañía, y menos desde dónde y quién realiza el trabajo.

¿Cuál es la función típica de los “recursos humanos”?

Normalmente se ocupa de seleccionar, contratar, formar, emplear y fidelizar a los colaboradores de la empresa. Se trata de alinear las políticas de RRHH con la estrategia de la organización, para poder implantarla a través de las personas.

La función de Recursos Humanos suele estar compuesta por áreas tales como Reclutamiento y Selección, Contratación, Capacitación, etc. Para poder llevar a cabo la estrategia de la organización es fundamental la comunicación organizacional, el liderazgo, el trabajo en equipo, la negociación y la cultura organizacional.

Leyendo esto cabría esperar que este departamento o función en la empresas fuera muy apreciada por todos, pero desgraciadamente no siempre es así.

El problema es que en muchos casos el propósito del área de recursos humanos, no es estratégico, sino deliberadamente táctico, porque hasta ahora era más que suficiente…

Si miramos hacia atrás siempre hemos hablado de “planificación estratégica” y esto se ha acabado, actualmente tenemos un entorno muy volátil, cambiante e incierto. De hecho el acrónimo militar aparecido en los noventa, VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity) se usa ahora también para hablar de estrategia y liderazgo en las organizaciones en general.

77803924kjl

De lo complicado a lo complejo

Fabricar un avión o un ordenador, es complicado porque comporta un montón de procesos (ya definidos) desde que inicia su construcción, hasta que está listo para su venta (que sería otro proceso). Por muy laboriosos y difíciles que sean estos procesos, alguien ya los ha resuelto alguna vez de una forma eficiente y reproducible, esa es la clave.

Un problema complicado tiene una solución predecible y única. Un problema complejo tiene una solución impredecible y abierta, no sólo hay una forma de resolverlo.

Un sistema complejo, además de depender de muchas variables, tiene un alto grado de incertidumbre porque depende de factores incontrolables tales como la voluntad de las personas, o factores ajenos al propio problema, por ejemplo las previsiones meteorológicas, o los resultados de negocio.

Un típico ejemplo de problema complejo podría ser conseguir ganar un concurso en el que competimos contra otras empresas que no conocemos, que depende de personas a las que tampoco conocemos y de que seamos capaces de elaborar una propuesta lo suficientemente atractiva, como para que destaque con diferencia de las demás, que tampoco sabemos cómo serán.

Para resolver lo complicado necesitamos eficiencia; para solucionar lo complejo, necesitamos creatividad.

Si los problemas de nuestro trabajo los puede resolver un robot (complicado), un día u otro, nos quedaremos sin empleo, pero si la solución no es predecible (compleja) y requiere que elaboremos alternativas para encontrar la mejor, empezamos a hablar de creatividad.

Fíjate en el esquema siguiente:

problema-oportunidad

Cuando salimos al paso para resolver un problema predecible, hablamos de un obstáculo, o de una complicación, porque se trata de un problema que dificulta la consecución de algo. Si se trata de un problema predecible y nos anticipamos, hablamos de mantenimiento.

Cuando reaccionamos ante un problema complejo, hablamos de lo que podríamos llamar un apuro, porque se trata de una situación comprometida que no podremos resolver o superar, a menos que usemos la creatividad o el ingenio.

Cuando tenemos recursos para anticiparnos a la complejidad, estamos delante de una auténtica oportunidad estratégica, porque nos estamos avanzando a un problema que hoy todavía no lo es, pero que mañana lo tendremos encima, nosotros y nuestros competidores.

Drucker decía que gestionar es “hacer las cosas bien” conseguir los objetivos previstos con los recursos disponibles. Liderar –decía– es “hacer bien las cosas” o sea, decidir lo que hay que hacer, y conseguir lo impredecible liberando el potencial de las personas que trabajan con (no para) nosotros.

Para resolver problemas complicados, tanto de forma reactiva como proactiva necesitamos managers “operativos” que nos ayuden a superar los obstáculos y a mantenernos en la dirección correcta y conseguir los resultados esperados. Si los problemas son complejos, necesitamos que estos managers sepan reaccionar con creatividad. Necesitamos “Humanos con Recursos.

¿Cuánta gente así hay en tu organización? ¿Qué debería pasar para que hubieran más? ¿Cuánto de probable es que vuestros competidores sean más creativos?

 


Are you innovative? Meet inspiring people around the world. Ask for an invitation at inusual.net


4 comentarios sobre “Humanos con Recursos

  1. Hola Pere,

    Fantástica tu conferencia en el Coworking Spain Conference. Comparto tu opinión en los cambios que están aconteciendo en este nuevo entorno laboral que se está desarrollando. Tenemos mucho que desarrollar en este ámbito en este país.
    Soy arquitecto especializado en nuevos espacios de trabajo y espacios corporativos en el estudio de arquitectura e ingeniería STUARTEC en Santa Cruz de Tenerife, Canarias. Sigo muy de cerca las tendencias en el desarrollo de espacios de trabajo y sus procesos pues soy gerente de un espacio de coworkig ANDÉN Sin Límite. Me han gustado mucho tus propuestas y las herramientas que se trabajan en tu empresa. Las estudiaré con detenimiento, para profundizar en ellas y aplicarlas a mi entorno.
    Mis intereses se enmarcan en la fusión de esos procesos con el espacio de trabajo junto a la comodidad y saludo en ellos.
    Te agradecería me enviaras la magnífica presentación que has realizado a mi email.
    Mi enhorabuena por tan buena conferencia.

    Muchas gracias.

  2. Saludos Pere,

    Enhorabuena por tu ponencia en la pasada Coworking Spain Conferece, me encantó. Soy un joven profesional que ha tenido que reinventarse y adaptar para salir hacia adelante, actualmente gestor de un reciente espacio coworking en Santa Cruz de Tenerife (Local Coworking) e inmerso en la analítica digital. Tras atender a tu ponencia, y reflexionar días después, cobró sentido para mi mucho de los temas que abordaste. Siempre he estado muy preocupado por la organización y gestión de equipos de trabajo heterogéneos, así como la organización y gestión personal para evitar la procrastinación y el multitasking. No conocía que era el simplexity thinking o el modelo 70/20/10, algo que seguiré profundizando gracias a tu ponencia.

    Te agradecería si me pudieras enviar tu presentación porque quiero profundizar mucho más en los temas que abordaste. A partir de ahora seguiré a INUSUAL más de cerca.

    Muchas gracias.

    Un saludo.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>