Si eres cinéfilo seguramente ya sabes de quién son estas palabras: “Siempre ha de haber dos, ni más ni menos. Un maestro y un aprendiz”. Y es que la figura del Maestro Yoda de la Guerra de las Galaxias es la que seguramente todos los que nos enfrentamos a nuevos retos y debemos ser creativos a la hora de seguir hacia delante, nos gustaría tener a nuestro lado.

En el mundo de la gran empresa, jerarquizada, con jefes de jefes, con mandos intermedios, con mandos superiores, con presidencias y gerencias, etc, seguramente puedas encontrarte con una figura en la que puedas apoyarte, que te pueda recomendar, que haga que tu carrera pueda progresar y puedas proyectarte en el mundo profesional, que te proporcione visión y que puedas crecer y madurar a su lado. Un mentor que te pueda decir: “No te preocupes… ocúpate”

En el mundo de la start-up, de la emprendeduría e interemprendeduría (te recomiendo el artículo de Nacho Muñoz sobre el interemprendedor) seguramente no tengas elementos de soporte que pueden proporcionarte las grandes empresas. Es por ese motivo que debemos asegurarnos que dentro del equipo podamos encontrar a ese mentor, esa persona que pueda guiarnos y orientarnos en los momentos de desorientación más difíciles.

En la publicación de soyentrepreneur 5 mentores clave del emprendedor se listan cinco tipos de mentores que debes tener a tu lado y qué características deben tener para seguir hacia delante cuando empiezas una nueva aventura profesional y te sea más fácil llegar a sus objetivos. Para mi, la característica esencial de tu mentor, es que debe proporcionarte confianza y sentirte a gusto. Alguien con el que puedas crecer a su lado y respete tu forma de ser y de opinar y deje que en los momentos necesarios, topes con la realidad para aprender de ello.

Y es que tal y como el Maestro Yoda ya predicaba “Ten muy presente que tu enfoque determina tu realidad” o “Muchas verdades que creemos dependen del punto de vista” y estoy convencido de que tu enfoque y punto de vista no siempre son los correctos. Porque he comprobado que lo que funciona para un equipo de personas, aplicando el mismo enfoque y punto de vista, no tiene porque funcionar con otro que trabaja en un proyecto de similares características.

La variedad de enfoques las proporciona un equipo heterogéneo, que respeta todas las ideas y crea un escenario óptimo de generación. El mentor te prepara para aceptar esas nuevas ideas, generar ese espacio y canalizar el talento del equipo hacia los objetivos que perseguimos.

Si eres de los que necesitas un mentor, para finalizar mi artículo de la forma en el que lo he empezado, te dejo esta frase de Gandalf, del Señor de los anillos:

“Eso desean quienes viven estos tiempos, pero no les toca a ellos decidir. Solo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado.”
– Gandalf

Y que la fuerza te acompañe


Do you want more posts like this?