¿Alguna vez has visto a alguien entrar en una sala y has sentido una atracción instantánea? Ese algo se llama presencia. Una presencia auténtica y positiva nos atrae. Se trata de la forma que tienen algunas personas de comportarse, de caminar y el impacto positivo que tienen en los demás. Cuando esta se domina, te permite acceder a opciones superiores, reducir tus miedos e influir de manera considerable en la gente que te rodea.

Tener presencia no tiene nada que ver con ser el más fuerte, tener un mayor ego o carisma innato. Simplemente, se refiere a estar comprometido con el proyecto que desarrollas, ponerle el máximo de ganas y ser verdaderamente auténtico. A veces puedes tener grandes ideas pero si estas no van acorde con la intención que pones a la hora representarlas, perderás eficacia.

Entonces, ¿cómo puedes aprovechar esta habilidad clave en el lugar de trabajo?

Todos llevamos dentro una fuerza inspiradora para emprender cualquier proyecto o influenciar y motivar a los demás. Esta fuerza es el poder de la presencia.

Equilibro cuerpo-mente

La presencia viene determinada por los valores personales y por cómo quieres que los demás te reconozcan. Repercute en la situación en la que te encuentras y el sentimiento o actitud que quieres transmitir. Todos mantenemos conversaciones internas con nosotros mismos y estos pensamientos tienen un gran impacto en la presencia porque generan comportamientos, y estos a su vez, patrones de conducta.

Según Kristi Hedges, experta en liderazgo y autora de El poder de la Presencia, muchas personas tienen pensamientos destructivos sobre su propia presencia que se hacen evidentes a través de su lenguaje corporal.

Para tener una presencia primero hay que tomar un control mental sobre nosotros. Decidir que valores queremos representar y repetírnoslos constantemente. Y cada vez que nos aparezca un pensamiento negativo debemos recurrir a nuestros objetivos personales.

Un equilibrio interior nos permitirá alcanzar el máximo rendimiento en cualquier situación y en consecuencia, favorece la toma de buenas decisiones. No hay que olvidar que la presencia está relacionada con lo que las otras personas experimentan cuando pasan tiempo con nosotros.

Las personas evalúan a otras rápidamente y cambian de opinión lentamente.

La percepción de la presencia

A pesar de que la presencia no se puede medir en el mismo sentido que se puede medir el ritmo cardíaco de una persona o su velocidad de carrera, existen algunos conceptos básicos fundamentales como la subjetividad. Aún así, lo que ve y oye se reduce a la percepción que hacen los demás de tu presencia. Hay muchos trabajadores que tienen un gran potencial pero que les falta presencia para hacer que sus carreras despeguen.

Dianna Booher, experta en comunicación ejecutiva y autora del libro Creating Personal Presence: Look, Talk, Think asegura que siempre se repiten ciertos rasgos y actitudes comunes. Aquí os dejo algunos de las observaciones que exponían los ejecutivos cuando requerían de los servicios de coaching de Booher:

  • «Brillante. Pero no muy querido. Simplemente no conecta con la gente» .
  • «No siempre utiliza un lenguaje apropiado: demasiado frívolo , demasiado relajado.»
  • «Demasiado rígido, siempre se ve un poco nervioso, con esa mirada incrédula.»
  • «Empieza demasiado fuerte. Demasiado intenso. Necesita relajarse.”
  • «No se viste adecuadamente. Simplemente no lo que yo llamo tener clase.”
  • «Vacilante. Necesidades confianza.”
  • «Se va por las ramas. Sabe mucho, pero se desvía del tema con facilidad.”

Cualquiera que sea el comentario, la presencia es algo que se puede mejorar si se toma conciencia y se pone intención en conseguir estar más cerca de tus metas. La presencia no es un todo, sino que está formada por tus atributos naturales, físicos, habilidades comunicativas y los rasgos del carácter. Donde quiera que estés y donde quieras ir, la presencia puede ayudarte a conseguirlo.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.