Antes de ayer reflexionábamos sobre el rol de la creatividad en las organizaciones, si tenía o no sentido y cómo los directivos la gestionan de forma ineficiente, al final del artículo nos preguntábamos cómo se consigue una organización creativa, así que hoy vamos a dedicarle un poco de tiempo a este tema.

Unas de las personas que, desde mi punto de vista, tiene mayor autoridad al hablar de la creatividad en las organizaciones es Teresa Amabile, Directora Investigación de la Escuela de Negocios de Harvard y autora de numerosos artículos sobre el tema y de libros, entre los que destaco especialmente el último titulado «The progress Principle» que dedica a los directivos que desean crear una cultura creativa en sus organizaciones, en este video lo explica con detalle.

Amabile aporta un concepto muy interesante que denomina «motivación intrínseca de la creatividad.» O sea, que las personas son más creativas no por motivaciones externas, sino internas. Esto implica que una organización que desee crear un entorno creativo deberá crear espacios y oportunidades para que el equipo pueda aportar su creatividad desde su propia motivación.

Empresas como Google, 3M, Apple, etc ya animan a sus empleados que dediquen tiempo a crear lo que les apetezca, siempre que ello pueda tener alguna relación con su trabajo. De este modo crean «intra-emprendedores» y fomentan una cultura «start-up» dentro de empresas que son muy grandes y pesadas y carecen de la agilidad necesaria para hacerlo con sus procesos habituales.

En su libro, Amabile habla de la «vida laboral interior» en la que sostiene que el factor más importante en el trabajo es la sensación de progreso y que en ella, el uso de la creatividad es fundamental.

Al contrario de lo que se creía antiguamente, el enfoque moderno de la investigación de la creatividad presupone que todo ser humano con sus facultades normales es creativo, en mayor o menor medida. La creatividad es generar ideas nuevas y mejores pensadas para que aporten un valor positivo en su entorno. La innovación es aplicar con éxito esas ideas  en la organización.

¿De qué se compone la creatividad?

Motivación por la tarea (aspirar)

Como ya comentábamos antes la creatividad aparece más fácilmente cuando las facultades de las personas coinciden con sus principales intereses intrínsecos – aquello que desea realmente.

Dominio de Conocimientos (transpirar)

Es el conjunto de procesos cognitivos que tienen que seguirse para resolver un cierto problema o realizar una cierta tarea. Es decir, para ser creativo en algo, no basta con ser original u ocurrente, hay que saber de ello, el resto es pura casualidad.

Pensamiento Creativo (conspirar)

Aunque una persona tenga un nivel de competencia muy alto en una materia, no producirá un trabajo creativo si carece de las facultades del pensamiento creativo. Tendrá que ser capaz de ver los problemas desde nuevas perspectivas.

Deberá tener independencia, autodisciplina, aceptar riesgos, tener tolerancia frente a la ambigüedad, ser perseverante ante la frustración y no preocuparse demasiado por la aprobación de lo que piensen los demás. En este gráfico podemos ver la relación existente entre creatividad y organización según la autora.

 AMABILE2

¿Cómo conjugan creatividad y organización?

Los tres círculos superiores de la figura representan los componentes de la creatividad individual. Como se veía antes, son los elementos necesarios en las personas (y en los equipos) para que se dé la creatividad.

Los inferiores representan los componentes que se consideran necesarios en una organización para que fluya la innovación en general; son características de la organización y, en conjunto, constituyen el contexto laboral para las personas que trabajan en élla.

Los recursos

Supone todo lo que la organización dedica para que la innovación sea posible; tiempo necesario, dedicación de las personas que trabajan en los proyectos, espacio de trabajo habilitado para innovar, presupuesto, etc

Management

Es la forma en cómo la organización lidera a los equipos, grado de libertad, tolerancia al error, estilo de dirección, grado de supervisión, relación de confianza, delegación de responsabilidades, apoyo mutuo y compromiso, etc

Ambiente

También denominado «cultura» de una forma un tanto simplista, ya que la cultura supondría otros muchos factores, pero está claro que este aspecto del ambiente que se respira frente a los proyectos de innovación es determinante a la hora de facilitar su éxito. En muchos sitios la innovación sólo sucede en el departamento que lleva el mismo nombre, cuando en realidad debería calar hondo y propagarse como el fuego.

¿Cómo se enciende el fuego creativo?

La organización tiene que ser capaz de encontrar los «fósforos» adecuados que no son más que las personas que usan la creatividad en su trabajo porque la llevan dentro. En toda organización existen esos «inusuales» sólo tienes que encontrarlos y conspirar positivamente para conseguir pasar «de las musas al teatro.»

Recuerda que puedes crear en solitario, pero innovar es un trabajo de equipo, así que adelante y empieza a buscar inusuales y no dejes de contarnos cómo te va

3 comentarios sobre “¿Cómo es una organización creativa?

  1. Gracias por la entrada, tiene un tratamiento muy enfocado sobre el binomio innovación-creatividad. Me ha impactado el concepto «vida laboral interior».
    Recientemente descubrí esta poderosa frase en una presentación de John Abbott: «The work of the world is made in teams».
    ‘La innovación debería propagarse como el fuego’, pero hay tantos procesos de gestión y mejora que olvidamos protegerla, al menos en el ámbito educativo. Es una tarea titánica mantener una docencia innovadora, a menudo en manos de unos pocos y pocas, superhéroes solitarios. Algunos profesores con suerte coinciden con otros superhéroes y se dejan la piel en la hazaña. Aguantan lo que pueden; el sistema les engulle cuando alguien les dice: «Innovación? Sí, lo probamos una vez, y no funcionó». Como escribe Jordi Doménech en Cuadernos de Pedagogía, «Gobiernos tutti-colori tratando al profesorado como electrodomésticos, dando a la pedagogía y a los proyectos de innovación el estatus de hobby».
    Gracias, Pere!

  2. Gracias a ti Begonya! Sí, la verdad es que a veces resulta desesperante luchar contra un sistema que aparentemente es reacio a la innovación, para eso existimos los inusuales y por ello conspiramos en positivo, porque la resistencia al cambio y el «statu quo» no son fáciles de vencer, ni de convencer, pero en eso estamos, si unimos fuerzas y talento, seguro que se nota

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.