Podría parecer sencillo reconocer a un líder si nos dejáramos llevar por los tópicos. Mucha gente piensa que una persona líder es la que destaca entre los demás, la que dice lo que hay que hacer y a la que los demás le obedecen ciegamente, pero nada más lejos de la realidad. Me gusta resumirlo así:

«Un líder lo es, no por su personalidad, sino por sus circunstancias. Líder no es ser el que manda, sino el que guía.»

Que te sigan es una consecuencia de que confían en ti y la confianza no se impone, se gana porque se merece. He conocido a muchas personas que pensaban que eran líderes y sin embargo sólo eran egocéntricas y vanidosas.

También he conocido a muchas personas que no pretendían ser líderes y sin embargo lo eran, casi sin querer. Por su auténtica visión, vocación y pasión por una causa, que contagiaba a quien tenía a su lado.

Liderazgo y pasión viajan juntos

Es bien cierto que hay líderes carismáticos y que ya se les puede reconocer desde niños en la escuela. No hay más que hablar con los profesores para que te digan quién es líder y quién no. Pero esto es sólo un rasgo de la personalidad, que efectivamente acompaña a unas personas más que a otras.

Muchos de esos niños que eran «o parecían» líderes en el colegio, luego han sido incapaces de liderar algo. En cambio, muchos de los niños que parecía meros seguidores en el colegio, luego han sido auténticos líderes y han cosechado muchos éxitos en la vida.

El rasgo de la personalidad carismática, por tanto, no es necesariamente garantía de ser capaz de liderar en el mundo real.

El liderazgo es como la innovación, un nombre que sólo sirve si se convierte en verbo. De nada sirve ser líder si no lideras. De nada sirve trabajar en innovación si no innovas.

Lo que realmente distingue a una persona líder por tanto, no es su personalidad, sino la pasión y entusiasmo que es capaz de generar en su entorno. Y para eso no hace falta ser «el rey de la fiesta» sino tener claro que dónde vas es donde quieres ir, y que el camino que eliges, es la mejor opción en cada momento.

¿Una persona líder es también innovadora?

Una persona líder es generalmente visionaria, capaz de ver el destino, sin saber el camino. Pero no todos los líderes son capaces de crear una cultura creativa o innovadora en una organización. Pueden ser muy buenos líderes haciendo otras cosas, pero el liderazgo creativo o innovador es ser capaz de liberar la genialidad colectiva del equipo:

La creatividad organizacional no consiste en encontrar los genios creativos en la empresa, sino en conseguir resultados extraordinarios con la suma de personas normales.

Para ser un líder innovador no necesitas ser la persona que tiene las mejores ideas. Lo que realmente necesitas es ser capaz de crear las condiciones necesarias para que la creatividad y la innovación del equipo florezca de forma natural en el entorno de trabajo.

Recordemos que «la imaginación es la semilla, la creatividad es el proceso, la innovación es el resultado.

Las organizaciones exitosas son las capaces de adaptar rápidamente su cultura a los cambios que se producen en el entorno, la adaptación al cambio es un ejercicio de creatividad.

La innovación llega de la mano de la creatividad y la creatividad, de la imaginación.
— Sir Ken Robinson

Un líder innovador se reconoce por ser capaz de crear una cultura donde está “permitido” imaginar. Equivocarse, experimentar, probar nuevas maneras de hacer las cosas, cuestionarnos el por qué has hacemos de ese modo. En el fondo —como suele comentar Robinson— la cultura es una serie de permisos otorgados por la organización.

Cuando veas a alguien capaz de hacer esto, estás delante de alguien capaz de liderar la innovación. ¿Conoces a mucha gente así? ¿Te gustaría saber más de este tema? Pues no te pierdas lo que viene porque creo que te gustará…

Un comentario sobre “¿Cómo reconocer a un líder innovador?

  1. El líder tiene muchas destrezas, todo un paquete de habilidades a través de las cuales logra la admiración de las personas, específicamente su equipo, y es así como, haciendo un gran trabajo en conjunto, logran sus retos que son los objetivos que comparten con una organización. Una de las cualidades más admirables, al menos yo lo encuentro así, es la capacidad de comunicación, bastante se logra con saber escuchar y saber llegar a los demás, así como bien dice la lectura «una persona líder es generalmente visionaria», pues, para hacer llegar a los demás y contagiarlos de esa visión, el líder debe ser vehemente en su comunicación.

Responder a José Rivas Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.