Esta semana nos hemos presentado en sociedad como empresa. Los que nos conocéis desde hace años, sabéis lo que hemos esperado este momento. Todo estaba a punto, en la foto puedes ver nuestro stand de veinticinco metros cuadrados en JOBarcelona. Ha sido un evento intenso en el que hemos conocido a mucha gente interesante. También nos han entrevistado varios medios de comunicación como TV3, Antena3, rtve… Estaremos atentos a ver qué sale.

IMG_1532

También hemos participado en un par de conferencias. La primera «El futuro del trabajo» en la que se ha debatido sobre la necesidad de aplicar la innovación creativa en las empresas. La verdad es que la gente estaba encantada y nos ha gustado mucho ver cómo preguntaban y les hacíamos reflexionar. La segunda titulada «Cómo brillar en el mercado«. A esta hay que hacerle una mención especial en otro artículo.

¿Y qué tiene que ver el tatami en todo esto?

Mucha gente se acercaba a nuestro stand y nos preguntaba, «Oye, ¿vosotros a qué os dedicáis?» y es que, claro, nuestro stand era un tatami de Aikido en el que unos ‘Senseis‘ enseñaban a algunos visitantes voluntarios atrevidos en qué consisten los secretos de este arte marcial. Aprender a caer, les decíamos. Lo más importante cuando entres en una empresa a trabajar, es que entiendas que en cuanto pongas los pies en el tatami, te van a llegar problemas y retos de todos lados y tienes que estar preparado para fallar. No pasa nada si fallas. Debes hacerlo para aprender. Lo importante es que no sea algo traumático para ti. Muchas empresas no están acostumbradas a enseñar desde el error, pero si tu vas entrenado, lo entenderán y notarán que tú tienes algo distinto, empezarán a ver tu lado inusual.

Todos tenemos nuestro tatami, y todos debemos entrenarnos a diario. Es la mejor manera de no hacerse daño cuando fallas y volverse a levantar pensando: “La próxima lo voy a hacer mejor”. Ahí radica uno de los principios de ser inusual.


Do you want more posts like this?