Llegó el gran día, llevas meses trabajando este momento y dándole mil vueltas a tu idea y como explicársela a los demás, pero hoy te toca presentarla ¿estás preparado?

Si tu reto es buscar financiación para tu Start-Up, si tienes que presentar esa campaña que llevas meses trabajando, si has de enseñar tu plan de marketing a tus jefes o eres un estudiante que ha de defender su tesis vas a tener que pasar por el trámite (para algunos el drama!!) de tener que exponerte a los demás para explicar tu idea y lo más importante: hacer que la entiendan.

Cada presentación es diferente y las circunstancias también y tendrás cosas que estarán en tu mano poder controlar y otras que se escaparán a tu control, pero tranquilo me atrevo a darte unas pautas para intentar que lo puedas tener todo bajo dominio… ¡Empezamos!

1. Estate preparado

¿Recuerdas a McGyver? Era alguien capaz de sellar un reactor nuclear con un paquete de chicles, pues nada de eso sirve para ese día. Has de tenerlo todo bajo control, así que un par de días antes entérate si en la sala en la que vas a presentar tendrá proyector, si el proyector es compatible con tu ordenador (maldito VGA…), lleva dos ordenadores por si las cosas se ponen tecnológicamente difíciles… La preparación de tu presentación y no hacer esperar a la concurrencia son tu carta de presentación, recuperar un mal comienzo no es una tarea fácil.

2. Conoce al enemigo

Infórmate de quien va a estar el día de tu presentación e intenta saber que conocen de lo que estás haciendo, de esta forma podrás ir al grano y presentar lo que de verdad va a ser más relevante para ellos. Al llegar averigua de cuanto tiempo dispones para presentar y marca las reglas del juego: yo te recomiendo que solicites al respetable que te dejen hacer toda la presentación y responderás a todas las preguntas al final de la sesión.

3. Tu vida no nos interesa

Pues no puedo ser más claro, sí puedes explicar tu historia y que te ha movido a hacer lo que estás haciendo pero más lejos de eso a nadie le interesa quien eres o que has hecho tú o los miembros de tu equipo. La concurrencia quiere saber a que te dedicas y porque estás allí y si has sabido responder a eso te encontrarás con un auditorio más centrado y sereno en lo que les vas a explicar.

4. Sobre tu presentación

Para este punto me remitiré a la regla del 10/20/30 del gran Guy Kawasaki (Firmes!) que dice: utiliza 10 transparencias, para llenar veinte minutos con una fuente de texto de al menos treinta puntos.

5. Mejor un prototipo que una presentación

Pues poco te puedo explicar en este punto, sí dispones de un prototipo (o PMV para los seguidores del Lean Star-Up) las cosas son mejores si se pueden probar.

6. Nunca leas las transparencias

JAMÁS

Breve claro y conciso, te deseo una feliz semana y si estás de vacaciones, ¡disfrútalas!

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.