¿Te cuesta digerir un error? ¿Te duele el estómago cuándo se ha detectado un error en un entregable que le has puesto todo tu conocimiento, alma y corazón? ¿Te hierve la sangre contigo mismo?

En la sociedad en la que vivimos, el error está penalizado. Cada fallo es un motivo por el que te puedes sentir juzgado y por el que otros, justifican su incompetencia. Pero mi recomendación es que cambies el chip.

¡Cambia el chip!

El error es una palanca para aprender, mejorar y evolucionar en tu vida personal y profesional. Y para ello, lo único que hace falta es aceptarlo en tu día a día.

A lo largo de un proyecto intentamos cerrar el alcance lo máximo posible para minimizar la incertidumbre y ajustar los costes. Para no caer en errores. Una vez cerrado el alcance, nos ceñimos a él sin tener en cuenta el entorno cambiante en el que se desarrolla el proyecto. No queremos ver posibles cauces que podemos tomar y que podrían ir en beneficio del proyecto… o en su contra.

Tal y como dice el inusual Sergio de la Casa, lo ideal es encontrar el error lo antes posible para así no incurrir en desarrollos basados en suposiciones incorrectas.

Encontrar el error no depende sólo de ti, depende de todos los profesionales implicados, sean tanto por parte del cliente, como de partners, como del propio equipo de ejecución. Y pasa por usar herramientas que ayuden a visualizar y hacer florecer ese error, como por ejemplo con el prototipado tal y como explica SQA en su entrada Benefits of prototyping.

Incorporar el error dentro de tus proyectos como elemento que sucederá y buscarlo lo antes posible, te ayudará a estar preparado para canalizarlo y dar una solución creativa al problema que presente.

El gran beneficio de cambiar el chip e incorporar el error dentro de tu trabajo es convertir el fracaso en éxito. Al encontrar el error, no lo verás como un fracaso, sino como un éxito que has conseguido. Por que es lo que estabas buscando

Si buscas el error puedes anticipar muchos de los problemas que te encontrarás dentro de un proyecto y dar soluciones. Ello conllevará no tener sustos en tu gestión de costes.

Para poder anticiparte, usa herramientas colaborativas que ayuden a pensar de forma conjunta. Las herramientas deben ser visuales, claras y concisas, que permitan pensar, obtener ‘feedback’ y comentarlo.

¿Y si el error ya ha ocurrido?

Aprende. Vuelve a convertirlo en éxito. En el mundo de la emprendeduría lo tiene muy claro.

No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso. Colin Powell

Usa retrospectivas para poder analizar qué ha sucedido, cómo prevenirlo y asegúrate que quede bien presente para todos en las lecciones aprendidas para posterior aplicación.

Y tú, ¿buscas el error de forma sistemática en aquello que haces? ¿Lo usas con tu equipo? ¿Haces retrospectivas para mejorar?

Un comentario sobre “El error como palanca de cambio

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.