En los últimos tiempos ha emergido la imagen del evangelizador entre las grandes marcas para intentar ir un paso más allá de lo que ofrece el marketing de toda la vida.

El paso más allá que ofrece un evangelizador frente al marketing es que éste busca el matiz más humano de su producto para intentar llegar a las personas (no tanto al mercado) y lo hace de esta manera porque cree tanto en su producto que su única misión en la vida es lograr que los demás también lo usen.

Guy Kawasaki (¡firmes!), segundo evangelizador de Apple, explica esta creencia en lo que el llama “el toque de oro de Guy” y dice que para creer a ciegas en un producto este tiene que ser:

  1. Profundo: parte de una profunda investigación para anticiparnos a las necesidades de la gente.
  2. Inteligente: ese producto ha de reflejar tu perspectiva sobre cómo aliviar el dolor de la gente o aumentar su placer.
  3. Completo: ha de reflejar todo lo que necesita el cliente desde el producto en si hasta el soporte técnico, la documentación o las mejoras que se puedan ir introduciendo.
  4. Capacitador: tu producto ha de mejorar a la gente, eso es lo que hace que sea maravilloso porque pasará a formar parte de las personas en su día a día.
  5. Elegante: no ha de ser sólo funcional, ha de estar diseñado para que la gente lo pueda usar de forma fácil y rápida.

La evangelización no está por la labor de acabar con la competencia, no quiere entrar tanto en terrenos de mercado sino más en conocer los beneficios que tus productos ofrecen y en lo que seas capaz de hacer por tu clientes. El tema del posicionamiento ha de ser muy personal para transmitir cual es la necesidad que quieres satisfacer para las personas.

Un buen ejemplo de evangelización se dio en el estado de Iowa. La marca de automóviles Tesla no se podía comercializar en todo el estado porque no disponían de concesionarios oficiales autorizados. Para poder subsanar eso, los alegres propietarios de un Tesla Model S del estado de Minneapolis se desplazaron hasta la cuidad de Urbandale (Iowa) para permitir que los interesados de Iowa pudieran probar y testear sus vehículos (los de los propietarios no los de la marca).

¿Por qué? Pues porque se trata de un vehículo impulsado por batería eléctrica con una autonomía de 450 kilómetros y cinco plazas de capacidad, con lo que supone de ahorro en gasolina para el bolsillo y el medio ambiente, necesidad e implicación en una sola acción.

¡Te deseo una feliz semana!

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.