¿Te consideras emprendedor o empresario? ¿Crees que conocer las diferencias te puede ayudar en tu carrera profesional? ¿Qué crees que separa a uno del otro? ¿Todo emprendedor es empresario? ¿Todo empresario es emprendedor? Vamos a ver los dos casos siguientes…

Eres de los que te gusta ponerte en todos los fregados. Participas en varios proyectos, y te motivan cuando son nuevos, con aspectos que no has tratado nunca y suponen un reto. Observar los escenarios, pensar y solucionar problemas es lo tuyo. Te gusta la estrategia, las personas, y cómo alcanzar mejor los objetivos. Aportas valor. Los riesgos que coges son más bien de proyecto y personas. Efectivamente, tienes las bases para ser emprendedor.

Además, tienes la capacidad de ver los movimientos del mercado, potenciales clientes, de establecer relaciones comerciales. Te encanta ir por delante, ver tendencias y probar cómo responde si produces en base a ello. Y lo transformas en valor monetario. Los riesgos en este caso son más bien económicos. ¡Si! tienes el potencial de ser empresario también.

Emprendedores y empresarios

El doctor en ciencias empresariales Juan Jordano Pérez, publicó en el año 2006 un artículo en el boletín de estudios económicos. Su título: “Evolución del emprendedor, al empresario, a la empresa.” Te recomiendo que leas el artículo en su totalidad si te interesa el tema. Es ameno, con ejemplos clarificadores y, desde mi punto de vista, disipa dudas.

Explica en el artículo que para tener una empresa, has de ser empresario y, para ser empresario, ser emprendedor. Pero de igual forma no por ser emprendedor tienes que ser empresario y, ni mucho menos, tener una empresa.

Define al emprendedor bajo las variables innovación y optimismo. Un balance adecuado entre ellas discierne al emprendedor del funcionario, científico o kamikaze.

Por otro lado, define al empresario bajo las variables liderazgo y autoridad. En este caso el empresario queda desmarcado de artistas, ídolos o dictadores.

Ser emprendedor es algo que tiene una exclusiva dimensión personal e individual. En cambio, ser empresario es algo que sólo puede concebirse bajo una dimensión social. Se necesita de los demás, apoyarse en los demás, atraer, o empujar a los demás, utilizando un equilibrio sabio y adecuado entre la capacidad de liderazgo y de autoridad. Evolución del emprendedor, al empresario, a la empresa. — Juan Jordano.

¿Y qué hay de los empresarios y las empresas?

Resulta que según el artículo, no todo empresario tiene una empresa. Define la empresa bajo las variables administración y organización. El balance incremental de estas variables separa a una empresa de una burocracia, mafia o negocio.

De esta manera distingue emprendedores como Mahatma Gandhi, Charles Augustus Lindbergh o Juan XXIII, de empresarios como Henry Ford, Al Capone o Robert Schumann.

En el artículo “Los cinco niveles de liderazgo de innovación” podemos ver cómo mediante liderazgo e innovación podemos hacer frente a los retos, solucionar problemas, hacer que las personas y equipos que trabajan con nosotros aporten lo mejor de sí para, al final, acabar transformando los proyectos en valor económico.

Distinguir entre emprendedor y empresario te puede ayudar a definirte dentro de un marco de actuación. Ahora ya sabes que no todo emprendedor tiene por que ser empresario. Y ojo cuando apliques a ofertas, que no todo empresario tiene una empresa

Si eres de los que te consideras emprendedor, te animo a que ahora hagas la reflexión sobre si realmente eres empresario. Si crees que estás en camino, estoy seguro que el artículo te dará algún aspecto nuevo a considerar.

Pregunta de auto-reflexión: ¿crees que tus niveles de optimismo e innovación hacen de ti un emprendedor? ¿y como vas de liderazgo y autoridad? ¿te hacen empresario?

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.