Te levantas pronto, dejas a los niños en el colegio, entras en la oficina, reunión, papeleo, comes algo rápido delante de tu ordenador, más papeleo, video llamada con un cliente, miras el reloj – hoy has apurado demasiado y llegas tarde a buscar a los niños- los recoges y los dejas en extraescolares, te vas a un evento, llamas a la niñera para saber si están bien y si han merendado, te cambias y vas a pádel, llegas a casa, acuestas a tus hijos, cenas rápido lo primero que pillas, respondes algunos correos y ¡por fin puedes descansar! Miras el reloj y ya es la 1 de la mañana… Y el día se vuelve a repetir.

¿Cuándo fue la última vez que te paraste a escuchar a alguien sin mirar el reloj y sin distracciones?

El estrés de la vida moderna nos lleva a realizar unos horarios locos, y puede hacer que lleguemos a un punto en que nos cueste focalizar nuestra atención a la hora de trabajar. Es por eso que ahora todas las empresas practican el mindfulness, desde Google hasta Apple o eBay. Incluso la Universidad de Harvard incluye los principios de esta práctica en sus programas de liderazgo.

Beneficios que comporta

Pero, ¿qué es eso del mindfulness? Puede que la primera imagen que te venga a la cabeza sea la de un grupo de yoguis meditando mientras hacen posturas imposibles y suena de fondo una canción de un grupo de monjes budistas del Tíbet. Ya puedes respirar porque no vas a tener que cambiar tu expresso doble por el té verde. En otras palabras, el mindfulness significa “atención plena aquí y ahora” y según Scott Eblin, coach ejecutivo y autor del libro Overworked and Overwhelmed: The Mindfulness Alternative, practicarlo conlleva beneficios tales como:

  1. Estar completamente centrado en tus metas.
  2. Tener mayor claridad para tomar mejores decisiones.
  3. Potenciar tu inteligencia emocional, gestionando mejor el estrés.
  4. Mejorar tu capacidad para gestionar los cambios con efectividad.
  5. Potenciar habilidades como la empatía, la comunicación y la generación de confianza.
  6. Mejorar el liderazgo personal y la seguridad en uno mismo.
  7. Facilita el contacto con tus valores.

Aun así la experta en mindfulness Mirabai Busch, famosa por ser de las primeras en introducirlo en Google, afirma que:

Introducirlo en el lugar de trabajo no impide que surjan conflictos. Pero cuando estos salen, el mindfulness ayuda a los trabajadores a reconocerlos hábilmente, retenerlos y responder como grupo.  Con el tiempo aprenden a desarrollar los recursos internos que les ayudaran a navegar a través de situaciones difíciles y estresantes con más facilidad, comodidad y gracia.

El objetivo no es no distraerse nunca, ya que eso siempre va a pasar. Sino que se trata de reconocer cuando uno se esta distrayendo para volver a seguir desarrollando la tarea en cuestión. De modo que ayuda a filtrar la información irrelevante que puede venir a la cabeza, tales como qué comerás en el almuerzo o lo qué harás el fin de semana.

Pautas a seguir

  1. Deja de hacer lo que estés haciendo.
  2. Respira profundamente.
  3. Observa como estás experimentando la emoción en tu cuerpo.
  4. Reflexiona de dónde sale la emoción (historia personal, inseguridad, etc.).
  5. Responde de manera compasiva.

La práctica regular del minfulness aumenta la capacidad del cerebro a repararse y construir nuevas conexiones neuronales. Para ello no necesitas más que un minuto al día y un lugar tranquilo donde centrar tu atención en la respiración. Cuando veas que el estrés te está empezando a afectar, levántate, busca un lugar tranquilo, cierra los ojos y olvídate del mundo.

2 comentarios sobre “Entrenamiento para reducir el estrés

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.