Seguramente en algún momento de ejecución de tu proyecto te haya llegado el fatídico momento de decir “tendríamos que haber contado con … ¿y ahora qué hago?”. Siempre encontramos solución a esa situación pero… ¿a qué precio?

Muchas veces no dedicamos el tiempo que merece la pena a visualizar los riesgos que conlleva el proyecto. Otras veces, los listamos e incluso tenemos un plan de acción. Pero, ¿es suficiente?

Creo que es de utilidad para la gestión de proyectos tener una herramienta que nos permita tener siempre presentes e identificados los riesgos que se pueden dar a lo largo del proyecto.

La matriz de riesgos

Efectivamente, la herramienta de la que hablo es la matriz de riesgos. Una herramienta visual que nos ayuda a tener bien clasificados los riesgos y que atiende principalmente a dos variables: el impacto y la probabilidad.

  • Impacto: es una estimación numérica o categorizada sobre las consecuencias que tendría que una situación de riesgo sucediera. Habitualmente se traduce en un impacto sobre el alcance, coste o tiempo del proyecto pero hace falta especial atención a si implica en la moral o rendimiento del equipo. Estos riesgos son peligrosos por los costes ocultos que conllevan.
  • Probabilidad: es la estimación porcentual o categorizada de que la situación de riesgo acabe siendo realidad. Si la probabilidad es cero o 100 no es un riesgo. Es una situación improbable o real y hay que actuar en consecuencia desde el inicio del proyecto.

Te dejo aquí un vídeo de corta duración que explica perfectamente en qué consiste la matriz de riesgos.

Cuando un riesgo tiene alto impacto y alta probabilidad debe ser especialmente considerado y conocido por todos los stakeholders.

Planificación, gestión y control de riesgos en un proyecto

Una forma fácil de identificar, planificar, y controlar los riesgos que se pueden dar a lo largo de las fases del proyecto es seguir estos pasos:

  1. Hacer una sesión con los stakeholders para intentar listar los riesgos (obviamente forman parte de ello los miembros del equipo).
  2. Posteriormente, asignar a cada riesgo una probabilidad y un impacto.
  3. Mapear los riesgos en la matriz de riesgos.
  4. Identificar los momentos en que se pueden dar a lo largo de las fases del proyecto y los disparadores que los producen.
  5. Hacer un plan de acción a riesgos, asignando un responsable inequívoco tanto de la ejecución como de la monitorización y estimar el coste del mismo.

Una vez realizado el ejercicio verás que tu estrategia de afrontar el proyecto es diferente y por lo tanto, puede que balancees el alcance, coste o tiempo. Es por ello que no sólo recomiendo una reflexión de este tipo al inicio del proyecto sino, en la medida de lo que se pueda, a la hora de plantear la propuesta comercial. Contemplar aquellos riesgos de más probabilidad e impacto dentro de tus márgenes te puede salvar de algún susto. Y si el proyecto y el mercado te lo permite, incluye el máximo número de riesgos identificados

¿Hasta qué punto evalúas tú los riesgos de cada uno de tus proyectos? ¿Usas la matriz de riesgos y tienes un plan asociado? ¿Te has encontrado en la situación de ejecutar un riesgo previsto? ¿Cómo se ha sentido el equipo?

Un comentario sobre “Evaluar los riesgos del proyecto

  1. Es muy importante conocer la matriz de riesgos y saber diferenciar de impactos y probabilidades de un proyecto.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.