La evidencia es la gran enemiga de cualquier persona que intenta cambiar las cosas, vivimos tan preocupados en lo que vemos que no somos capaces de quedarnos con los pequeños detalles.

La leyenda de Van Halen

Hacia finales de los 80 y principios de los 90, Van Halen eran una de esas grandes bandas de rock and roll que poblaban los estadios de medio mundo. Sus giras eran mastodónticas y arrastraban a legiones de fans por donde tocaban.

Como buenas estrellas surgió la leyenda que entre las muchas peticiones extravagantes que tenían, siempre solicitaban M&M’s y que retirasen todos los que eran de color marrón. Nadie era capaz de entender una petición de este tipo y lo único que provocó fue alimentar la leyenda de caprichosos de todas las bandas de música.

Hace algo más de un par de años le preguntaron a David Lee Roth sobre esta leyenda, y él lejos de negarla explico lo que para muchos de nosotros no podía ser evidente…

Esa historia era realmente cierta, pero daba la complejidad de las giras y la dificultad técnica de montar la logística, decidieron introducir la cláusula de los M&M’s en el documento de requerimientos técnicos de su gira.

¿Su objetivo? Si llegaban al camerino y encontraban M&M’s marrones, sabían que tenían que revisar todo el montaje del concierto porque nadie había leído todo el documento (¡era lo evidente!).

Moraleja

El resumen de todo esto es que se trata de intentar pensar como nadie lo ha hecho. Abandonar la evidencia para adentrarnos en el conocimiento que nos proporciona el poder ponernos en la piel de otras personas y comprenderlos profundamente.

No se trata de reinventar nada sino intentar perfeccionar lo que ya existe sea en el campo en el que sea. Como dice Roger L. Martin:

La diferencia se encuentra entre las empresas que siguen explotando lo que ya existe o las empresas que exploran para ir más allá de lo que ya existe para saltar la evidencia.

Superar la evidencia es algo que se ha de trabajar desde el mismo ADN de la empresa, desde la reformulación de la visión, misión y valores para entender que estamos en un entorno variable y no basta con tener solo el producto. La respuesta está en entender la función de ese producto para entender a qué función responde, para qué se necesita y qué es lo que motiva a la gente para seguir utilizándolo.

Te deseo una feliz semana y que nada sea evidente estos días.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.