Si te digo “Solar Impulse”, ¿te suena? Se trata de un proyecto suizo dedicado a conseguir que un avión pudiera volar durante días – de noche también – sin combustible, con el propósito de demostrar que las tecnologías limpias pueden cambiar el mundo.

La idea es sencilla: si un avión puede lograr semejante reto, entonces cualquier persona podría usar estas mismas tecnologías “en el suelo” para reducir nuestro consumo de energía a la mitad, ahorrar recursos naturales y mejorar nuestra calidad de vida. Hermoso proyecto, ¿no te parece?

Pues lo han conseguido. Hace poco han completado la primera vuelta al mundo con un avión solar, desde Abu Dhabi hasta Hawaï, logrando volar durante 5 días y 5 noches sin escala ni combustible, algo jamás alcanzado antes. Innovación en esencia pura.

¿Cómo lo han hecho? ¿Qué podemos aprender de ellos?

Los fundadores del proyecto, Bertrand Piccard (psiquiatra y explorador) y André Borschberg (ingeniero y empresario) tienen muy claro lo que se necesita para “conquistar lo imposible”.

Observar el mundo

En su libro: “Cambiar de altitud”, Bertrand Piccard nos recomienda que miremos el mundo con ojos de antropólogos. Debemos ser capaces de observar la realidad y entender los problemas de la humanidad tal como son y no como nos gustaría que fueran.

Los seres humanos tendemos a creer que nuestra visión de las cosas es la única valiosa y a querer imponerla a los demás. Esto no funciona así. Para avanzar, el truco está en comprender las múltiples facetas del problema y buscar soluciones todos juntos.

Pensar lateralmente y crear conexiones

Cuando André Borschberg y Bertrand Piccard empezaron a comentar su idea – un avión tan grande como un Airbus A340 pero tan ligero como un coche pequeño, capaz de volar de día y noche por la única energía solar – todos los expertos en aviación les dijeron lo mismo: “Imposible”.

Tuvieron que salir de los caminos tradicionales, buscar en otros sitios para reunir nuevas habilidades que les permitieran ir más allá de las convicciones del sector. Tal como dice Bertrand Piccard:

Una innovación no es una nueva idea más, sino una vieja certeza menos. Sólo se puede crear considerando las cosas de manera diferente.

Además, cabe destacar que estos dos aventureros con perfiles muy diferentes nunca habían construido un avión en su vida, lo que les ha permitido estar totalmente abiertos a nuevas ideas y tecnologías. Y es que la historia de la innovación nos ha demostrado que los planteamientos más rompedores suelen venir de fuera…

La mayor parte de las veces, la creatividad y la innovación no se generan dentro del sistema, demasiado osificado por las ideas preconcebidas para ser capaz de inventar algo nuevo. – Bertrand Piccard.

Experimentar, fracasar y mejorar

Soñar no es suficiente. Para innovar, hay que arremangarse, experimentar y probar, a menudo durante mucho tiempo. Esto implica aceptar el fracaso y tener la valentía de intentarlo de nuevo.

Un fracaso es un fracaso a partir del momento en el que uno abandona. Si lo volvemos a intentar, el fracaso se convierte en una etapa, una experiencia, una prueba de perseverancia, un paso para lograr el éxito. (…) La victoria llegará si lo intentas una vez más, siempre que lo hagas de manera diferente y por otros medios. De lo contrario, se llamaría obstinación y no perseverancia. – Bertrand Piccard.

Fomentar

El último secreto reside en la capacidad de liderazgo de cada uno. Para poder innovar, necesitamos que otros se apunten a nuestro plan. Y para conseguir esto, necesitamos saber transmitir nuestra visión y motivar a los demás en torno a nuestros valores, con el objetivo de montar un equipo capaz de alcanzar su meta.

A pesar de las dudas de los especialistas del sector de la aviación, los fundadores de Solar Impulse lograron convencer a 80 empresas socias y a formar un equipo de un centenar de personas, entre ellas 30 ingenieros, 25 técnicos y 22 operadores de misión.

Conclusión

Cómo ves, este proyecto es mucho más que una web bien hecha – pero muy bien hecha: con storytelling, crowdsourcing y todo -.
Hay toda una cultura innovadora detrás, impulsada por dos líderes creativos determinados y con un propósito claro: mandar un mensaje fuerte a favor de las energías renovables, las tecnologías limpias y una economía global que se dota de los recursos necesarios para proteger el medio ambiente.

No sé tú, pero a mi estas reglas o “mandamientos” me recuerdan mucho a lo que decía Pere hace un tiempo ya… Aspirar, Transpirar, Conspirar e Inspirar

¿Qué te parece?

2 comentarios sobre “Innovación medioambiental

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.