Si te consideras una persona innovadora deberías saber lo importante que es poder disponer de un registro escrito de todo aquello que podría convertirse en idea o pensamiento, ¿acaso imaginas que Leonardo Da Vinci habría podido desarrollar todas sus ideas sin un registro escrito?

Thomas Edison anotaba de forma compulsiva todas sus observaciones del mundo natural para construir sus patentes o trabajos de investigación e incluso anotaba todas las ideas que podía encontrar en otras publicaciones buscando identificar nuevas ideas que pudieran despertar su interés y las anotaba en libretas. Esto le permitió:

  1. Fertilizar ideas cruzadas técnicas y modelos conceptuales para transferirlos de un problema al siguiente. De esta forma era capaz de aplicar la misma solución a diferentes modelos de problemas
  2. Cuando tenía éxito con alguna idea repasaba sus ideas anteriores anotadas buscando poder aplicar lo que acababa de aprender a ideas que había anotado con anterioridad.
  3. Repasaba sus cuadernos para encontrar ideas pasadas para utilizarlas como trampolín para nuevas ideas (del teléfono al fonógrafo)

Otro ilustre pensador que era un gran aficionado a escribir toneladas de ideas en libretas era Walt Whitman aunque con una técnica bastante diferente a lo que es normal: cuando tenía un arrebato de imaginación apuntaba la idea en un trozo de papel y lo archivaba en un sobre donde anotaba el tópico de la idea. Cuando sentía la necesidad de producir nuevas ideas seleccionaba los sobres por azar y con los papeles tejía un tapiz de ideas que se acababa convirtiendo en un nuevo poema o cualquier otro tipo de texto.

¿Cómo puedo llevar mi propio registro?

A la hora de hacer tu registro escrito de ideas hay tres pasos muy importantes:

  1. Recoge todas las ideas interesantes que pueden ir apareciendo a lo largo del día sea en el trabajo, en conversaciones robadas en el metro, sesiones de brainstorming o donde sea que estés. No deseches ninguna idea (por absurda que a TI te pueda parecer) alguien la podría coger y hacérsela suya
  2. Registra todas tus ideas en un cuaderno o soporte que elijas y archívalos por asunto (mejora de la organización, ideas de nuevos productos, nuevos mercados,…) Sí necesitas más información sobre la idea escribe la fuente donde la encontraste y sí puedes haz referencias cruzadas de cualquier idea que pueda encajar en varias categorías diferentes
  3. Cuando tengas suficiente base de ideas utilízala para rebuscar nuevas percepciones cuando se te presente un problema

¿Cómo utilizar el registro escrito?

Cuando se te presente un problema o un nuevo reto a superar recupera ideas de tu archivo y aplica los siguientes pasos:

  1. Selecciona ideas que contengan atributos estrechamente relacionados con los de tu tema
  2. Cuando hayas seleccionado varias ideas del grupo mayor aplícalas a tus necesidades del momento. Podrás utilizarlas en su totalidad o solo para un procedimiento e incluso será necesario modificarlas para aplicarlas a la situación
  3. Combina y aplica atributos o procedimientos de dos o más ideas.

Te deseo la mejor de todas las semanas.

Un comentario sobre “Innovatio Scriptio

  1. Excelentes artìculos, quisiera recibir más información y mantener el contacto con ustedes: también soy un apasionado de la innovación.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.