Como muchas madres, no paro de maravillarme ante las preguntas, reflexiones y otras manifestaciones de crecimiento de mi hijo de tres años. Una de las cosas que está llamando mi atención es la facilidad con la que hace storytelling… Y es que cuando me quiere relatar algo, o se está rememorando algún tipo de “evento”, empieza su frase por: “Mamá, déjame que te cuento una cosa: otro día, estaba haciendo tal, y cual”. ¿Cómo no escuchar y estar atenta cuando te dicen las cosas así?

Esa es toda la fuerza del storytelling. A todos nos gustan las historias.

Muy bien, pero ¿cómo se aplica al marketing?

Claro, que por eso estamos aquí, ¿no? ☺ Pues se aplica como técnica de captación y fidelización, nada menos. Captación, porque las buenas historias enganchan y hacen que la gente preste atención. Y fidelización, porque establecen un vinculo emocional muy fuerte entre el narrador y su oyente. Generan experiencias memorables al permitir que el protagonista comparta algo de sí mismo con su público.

En otras palabras, el storytelling es una de las herramientas que permiten marcar la diferencia. Contando historias, tu empresa y tu marca se pueden hacer más cálidas y cercanas, más sexys e inspiradoras.

Como si estás convencido o no, mírate este ejemplo que me parece espectacular:

Johnie Walker: “The man who walked around the world”

Todo un inusual este Johnie Walker, ¿verdad? Apuesto a qué la próxima vez que quieras comprar una botella de whisky, si es que lo haces algunas veces, tu corazón te llevará hacia “el hombre que camina”… Si me equivoco, dímelo…

¿Cómo se construye un buen storytelling?

La estructura tradicional de cualquier historia, la que nos enseñan en el cole, es la siguiente:

  • Planteamiento: presentación de los personajes, tiempo y lugar de los hechos.
  • Desarrollo: cuerpo de la historia, el “qué está sucediendo”, situaciones , emociones y acciones.
  • Desenlace: final, simplemente, que puede ser cerrado (todo queda resuelto) o abierto (deja lugar a interpretación e imaginación).

Sin embargo existen más maneras de ordenar los elementos de tu historia y valorarla, como la del Dr. Werner Fuchs, experto en neuromarketing:

  1. Tema primordial: ¿La historia habla sobre vida y muerte / llegada y partida / amor y odio / bien y mal / seguridad y miedo / verdad y mentira / fuerza y debilidad / lealtad y engaño / sabiduría y necedad / esperanza y desesperación?
  2. La fuerza de la huella: ¿Conozco historias similares de mi niñez o pubertad?
  3. Puntos de anclaje: ¿Se encuentra la historia en alguno de los grandes compendios de historias, como la Biblia, los cuentos o los refranes?
  4. Estructura: ¿Hay alguna curva de tensión identificable? ¿Se trata de un viaje de aventuras? ¿Es claro el comienzo y comprensible el desarrollo?
  5. Héroe: ¿Hay un héroe claro? ¿Se puede proyectar el individuo en el héroe? ¿Tiene sentido el héroe?
  6. Adversario: ¿Es lo bastante clara la perturbación? ¿Refleja el adversario el mal que alberga cada individuo?
  7. Escudero: ¿Con qué ayuda cuenta el héroe? ¿Tienen los escuderos estilo y carácter?
  8. Aplazamiento: ¿Se frena en el punto adecuado? ¿Son lógicos los aplazamientos? ¿Sufre también el receptor con ese aplazamiento?
  9. Adornos: ¿Hay suficientes detalles que aumenten la autenticidad? ¿Es adecuado el escenario? ¿Cuáles son los requisitos clave?
  10. Fin: ¿Está relacionado con el principio? ¿Es lo bastante abierto como para que el receptor pueda continuar con su propia historia? ¿Permite continuaciones?

Antes de poner un punto final a este post, justamente, te quiero recordar algunas reglas básicas a la hora de desarrollar e implementar cualquier acción:

• Define tu público objetivo: ¿a quién te vas a dirigir con tu historia?
• Define tus objetivos: no todas las historias cumplirán las mismas metas.
• Define tu mensaje: ¿qué quieres contar?

Ya está. Esta historia se ha acabado. ¿Te ha gustado?

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.