Jamás se debería empezar un post con la moraleja final, pierde interés, pero hoy me tomaré la licencia: “las cosas están para cambiarlas”.

La cultura y la filosofía a la hora de hacer las cosas se está desplazando, cambiando el eje en el que ha de girar todo desde el proceso para llegar al usuario y entender sus necesidades. Estamos abandonando un modelo lineal para empezar a entender que la solución a la mayoría de los problemas se encuentra en los “puntos ciegos” o en la forma de pensar en la que nadie piensa

Un poco de historia

Cuenta la leyenda que los habitantes de Frigia (actual Anatolia) necesitaban un rey y acudieron al oráculo, éste les respondió que el nuevo rey aparecería por la puerta del Este acompañado de un cuervo, que pararía su carro y lo escogerían como al nuevo rey. El que apareció fue Gordias, un labrador que solo disponía de su carro y un par de bueyes. Fundó la ciudad de Gordio y le ofreció a Zeus su carro y sus bueyes atando la lanza y el yugo con un nudo tan complicado que nadie lo podía soltar, y el que lo hiciera conquistaría toda Asia.

¿Qué es un nudo gordiano?

Etimologicamente se refiere a una dificultad que no se puede resolver, a un obstáculo difícil de salvar o de difícil solución o desenlace, en especial cuando esta situación solo admite soluciones creativas o propias del pensamiento lateral.

¿Cómo identificar un nudo gordiano?

Los nudos gordianos se alimentan de zonas grises en los que nadie ha conseguido llegar con un modelo de pensamiento lineal. Este modelo se basa más en restricciones que en la capacidad de fabricar nuevas asociaciones que a primera vista pueden parecer absurdas. Estamos sesgados por factores culturales, factores emocionales y sociales que no nos permiten cambiar las cosas.

Los guapos son los raros

¿Pero qué pasa cuando alguien cambia las reglas? Pues que empieza a definir una nueva normalidad que le permitirá abandonar el consumo masivo que fabrica productos para gente normal para centrarse en productos diferentes para cada usuario. Ya no se trata de entender como compran productos los zurdos sino de fabricar productos para zurdos.

¿Cómo podemos deshacer el nudo?

Sinceramente no creo que muchos de nosotros estemos equipados para deshacer el nudo, venimos de un modelo educativo en el que se nos ha enseñado donde está el nudo y como es el nudo pero nadie nos ha enseñado a intentar deshacer el nudo. Todos somos creativos pero lo tenemos dormido, aunque con el entrenamiento adecuado probablemente podrás llegar a conquistar Asia (pregúntales a Pere y Dani como te pueden ayudar, son dos maestros).

Kuru Toga o porque ya no se me rompe la mina

Reconozco que me gustan mucho los artilugios de escritura y papelería (creo que no estoy solo en este caso) y uno de mis puntos débiles son los lápices mecánicos. Pero el mayor problema al que se enfrentan los usuarios de estos tipos de lápices es a la rotura de la mina. Los fabricantes han intentado solucionar este problema pero siempre acaban aportando soluciones que no funcionan (mejores grips, gomas de borrar más grandes, minas retráctiles,…) Pero entonces aparecen los japoneses y con uno de esos conceptos mágicos “Kuru Toga” (etimológicamente algo parecido a “gira la mina”) que simplemente lo que hace es cambiar un mecanismo rígido de soporte de la mina por uno que gira cada vez que usas el lápiz para tener la mina siempre a punto y sin roturas. Más información en este video.

Es bueno volver a casa y espero seguir escribiéndote cada semana

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.