Muchas veces hablamos de la necesidad de innovar, de cómo hacerlo, y de lo que hay que tener en cuenta cuando queramos hacerlo. Hoy vamos a hablar de por qué no innovamos y de por qué falla la innovación corporativa.

Hay muchas empresas y organizaciones que se consideran innovadoras, pero cuando rascas un poquito, te das cuenta de que son más bien intenciones, no realidades.

Para poder innovar de forma sistemática, fuera del propio departamento de innovación de producto hay que desarrollar una serie de capacidades organizacionales que cuesta mucho cultivar, sobre todo porque existen una serie de anticuerpos, o de factores limitantes que son muy típicos y recurrentes en cualquier organización que pretenda desarrollar una cultura innovadora.

Hace poco tuve la suerte de conocer a Álvaro Bernard, Director de Innovación Disruptiva y Desarrollo de Negocio del Calidad Pascual. Lo conocí, al coincidir en una mesa redonda para hablar de innovación disruptiva a la que hago referencia en mi artículo de la semana pasada.  Tengo que decir que, además de a Álvaro, conocí a otras personas también muy interesantes, pero hoy le ha tocado el turno a él

El caso es que cuando empezamos a hablar sobre por qué falla la innovación, estuvimos de acuerdo en que vayas donde vayas, te encuentras las mismas barreras contra la innovación, aunque las llamen de distinta forma, siempre son las mismas. Él nos compartió 9, y yo, para redondearlo he añadido una más.

¿Por qué falla la innovación?

Barreras internas

1 · Priorizar el resultado a corto plazo sobre la innovación.

2 · Dificultad para cambiar hábitos internos y externos.

3 · Escasa involucración de la dirección.

4 · Miedo al fracaso.

5 · Falta de proceso, o excesiva rigidez del mismo.

6 · Visión hacia el interior: innovar sobre lo que tenemos.

7 · Incompetencia del equipo, se ha quedado obsoleto y necesita reinventarse (esta es de un servidor).

Barreras externas

8 · Rechazo de los consumidores

9 · Rechazo de los clientes

10 · Resistencia de equipos comerciales

Como puedes ver, no están todos, podríamos seguir con unos cuantos más, pero creo que estos son suficientemente relevantes como para tenerlos en cuenta y hacer un pequeño auto-diagnóstico preguntándonos acerca de nuestra propia organización. ¿Cuáles con los más habituales en vuestro caso?

 

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.