El liderazgo consciente es un elemento indispensable para desarrollar un negocio próspero. En su forma más pura, el liderazgo de dirección consciente se refiere a la capacidad de llevarse a uno mismo y por completo a esa posición de liderazgo. Implica una autoconciencia absoluta, así como la autenticidad de ser quien eres. Los líderes conscientes no se centran en sí mismos, sino en la organización como un todo.

Su visión se extiende mucho más allá de la lista de tareas diarias inmediata. Al abordar las cosas de esta manera, los líderes conscientes crean de manera automática una cultura de confianza sólida y robusta dentro de la organización, la cual tiene un impacto tremendamente poderoso en la moral y, por ende, en la productividad de la empresa. El alto nivel de conciencia y autoconciencia, aunque es poco común, se puede lograr a través de la práctica.

Los beneficios

¿Qué impide a la mayoría de los líderes hacer lo que tienen que hacer? Principalmente, no pensar y actuar estratégicamente, o lo que se conoce como trampa de reacción. Es un proceso natural que afecta a la mayoría de nosotros en una especie de reacción de lucha o huída. En lugar de centrarse en el panorama general, las personas reaccionan a todo tipo de ‘distracciones’, como llamadas telefónicas, correos electrónicos, reuniones, la lista de tareas diarias y otras interrupciones similares.

Estas reacciones son activadas por la parte más baja y primitiva del cerebro, ocultando a la mente la capacidad de tener una visión general de las cosas. La corteza prefrontal, o la parte del cerebro que separa a los humanos del resto del reino animal, debe ser ‘ejercitada’ para evitar caer en esta trampa.

La respiración juega un papel primordial para romper este ciclo de reacción y lograr un estado superior de conciencia. La mayoría de nosotros pasamos gran parte de nuestras vidas sin ser conscientes de respirar con conciencia. Esto ejercita la parte del cerebro que nutre la creatividad, permitiendo a las personas tomar conciencia de todo su ser: la mente, el cuerpo y el interior.

Cuando se alcanza un nivel más alto de conciencia, las personas pueden trascender la trampa de reacción y comenzar a centrarse en lo que es verdaderamente importante: generar resultados. Hacerlo implica tomar elecciones conscientes, establecer límites y reducir la velocidad lo suficiente como para administrar las prioridades y pensar acerca de las decisiones.

Comprender nuestras llamadas «sensaciones viscerales» es otro beneficio que se obtiene con la conciencia adecuada y la autoconciencia. Y cuando se trata de liderazgo, es verdaderamente una habilidad muy importante con la que contar.

¿Cómo alcanzarla?

Como mencionamos antes, consiste en la respiración. En el método Inusual, lo llamamos ‘Respira’. Siempre que tengas tiempo, por ejemplo, antes de una reunión, prueba este ejercicio para mejorar tus sentidos. Primero levántate, cierra los ojos y relájate. Inhala y cuenta hasta cuatro, luego exhala y cuenta hasta ocho. Repite este procedimiento varias veces y observa las sensaciones que ocurren en tu cuerpo.

La técnica te ayudará a sentirte más relajado, concentrado y consciente. Te permite enfrentar mejor las situaciones inesperadas, con más calma y claridad que nunca. Practica lo suficiente esta técnica de respiración atenta y se convertirá en algo natural para ti. Habrás alcanzado la autoconciencia completa, permitiéndote canalizar tu cuerpo y mente en tu trabajo.

Conclusión

Al final, en esta era, necesitamos usar la tecnología para tener éxito, pero es la forma en que usamos nuestras mentes y cuerpos lo que nos permitirá alcanzar nuestro máximo potencial.

Pregunta para reflexionar: ¿la gente diría que soy un líder consciente?


Do you want more posts like this?