Hemos hablado mucho de la importancia del entorno como factor de innovación. Resumiendo: un entorno favorable fomenta la creatividad, la cual genera innovación. Dicho así parece sencillo.

Sin embargo, la palabra “entorno” puede resultar confusa ya que abarca muchos conceptos diferentes. Se define como:

El conjunto de circunstancias o factores sociales, culturales, morales, económicos, profesionales, etc., que rodean una cosa o a una persona, colectividad o época e influyen en su estado o desarrollo.

O sea, que el entorno se compone de muchas cosas, ¿verdad? Entonces, cuando se trata de llevar a cabo acciones concretas, ¿por dónde empezamos? ¿Cuáles son los principales componentes que facilitan la creatividad?

El espacio es uno desde luego. La cultura es otro. De hecho, la cultura es seguramente el componente más relevante, el nervio de la guerra. Y la cultura tiene mucho que ver con la atmósfera psicológica que rodea al equipo…

Recientemente, el Doctor Leif Denti analizó los resultados de dos estudios exhaustivos (Hülsheger, Anderson & Salgado, 2009, and Hunter, Bedell & Mumford, 2007) y estableció una lista de 5 factores psicológicos que, según sus investigaciones, han demostrado ser los más influyentes a la hora de impulsar la creatividad.

Los retos

Las tareas y los objetivos complejos suelen ser estimulantes. Son fuente de motivación intrínseca, siempre y cuando son alcanzables. Se trata de mantener el Flow, tal como nos lo explicaba Nuria en uno de sus artículos.

Los debates

Cuando gestionamos proyectos complejos, los problemas son frecuentes. Además, suelen ser nuevos para la persona que los experimenta y desestabilizadores ya que se pueden resolver de diferentes maneras. Para solucionarlos de forma creativa, la gente debe poder contrastar sus opiniones y sentirse suficientemente segura para compartir y defender su punto de vista.

En las empresas donde no hay debate, los trabajadores tienden a conformarse con lo probado y a aplicar soluciones antiguas a nuevos problemas.

La flexibilidad y la toma de riesgos

La incertidumbre es inherente a cualquier proyecto innovador. En la mayor parte de los casos, no existe ninguna información válida que permita asegurar el éxito del proyecto. Esto cuando las ideas son accionables, lo que no siempre es el caso, ni mucho menos…

Por lo tanto, el riesgo es parte del proceso innovador. Las investigaciones demuestran que tolerar este riesgo, y no minimizarlo, es la mejor estrategia. Resulta crucial que las organizaciones que quieren fomentar la creatividad permitan la toma de riesgos, fomenten la experimentación y acepten el fallo.

El apoyo de la dirección

Otro componente fundamental es el apoyo de la dirección, tanto a nivel emocional como logístico. De hecho, este segundo aspecto es tal vez el más importante, ya que se trata de los recursos (dinero, tiempo, personas) que la dirección está dispuesta a dedicar a la innovación. Si no se proveen los medios necesarios, los trabajadores se cansan de la retórica animadora y pierden la confianza.

Las buenas relaciones interpersonales

El último factor más importante es la alegría, sencillamente. Los equipos que se sienten unidos tienden a colaborar más a menudo, más fácilmente y más eficazmente. El rendimiento es mayor, tanto a nivel individual como colectivo, y los conflictos son poco frecuentes.

Si estás pensando en transformar tu empresa o departamento en un sitio más propicio para la innovación, los resultados de este estudio te pueden ayudar.

Ahora que sabes cuales son los factores más significativos a la hora de impulsar la creatividad, ¿qué opinas de tu propio entorno? ¿Es favorable o contra-productivo? ¿Cuales son los aspectos más destacables?

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.