Si algo he constatado este año es precisamente la importancia que adquiere el trabajo en equipo. Y también, que hay muchos profesionales que dicen estar trabajando en equipo y realmente no lo hacen.

«Talent wins games but teamwork and intelligence wins championships». — Michael Jordan

Te recomiendo que le eches una ojeada al artículo del MIT “The Basics of Working on Teams” dónde se muestran algunos aspectos que relacionan el trabajo en equipo con el éxito del proyecto. También encontrarás en su artículo “Individual and Team Practices” una visión interesante sobre cómo aterrizar algunos de estos aspectos

Trabajar con un grupo de profesionales que se distribuyen tareas a lo largo de un proyecto para conseguir objetivos, no nos convierte en un equipo, por muy buenos que sean los resultados.

Desde mi punto de vista, el trabajar en equipo nos debe proporcionar un aspecto importante y que puedes usar como indicador si realmente estás trabajando en equipo: el crecimiento profesional. Para que se produzca este crecimiento profesional positivo, a mi me han ayudado estos tips que te dejo a continuación.

Tener clara la visión y la razón de ser del equipo.

Teniendo esta visión y el motivo por el que se constituye el equipo podemos encontrar más fácilmente nuestro lugar tanto para aportar como para recibir. Podemos saber si perteneciendo al equipo podemos adquirir nuevo conocimiento y si nos motiva.

Tener establecidos objetivos dentro del equipo alineados con nuestros objetivos profesionales.

El equipo debe ayudarme a desarrollar habilidades y competencias que vayan alineadas con aquello que deseo. Esto ayudará en la motivación de “aquello que quiero hacer” y en la del “aquello que debo hacer”.

Dar y recibir feedback.

Nos permite dejar claras las expectativas hacia nuestros colegas y de éstos hacia nosotros, a nivel personal y del conjunto. Este punto permite mejorar y comprender las acciones de cada profesional. Así como aprender de las diferentes situaciones que se producen a lo largo de un proyecto.
No hay que dejar de decir las cosas, sólo hay que ver cómo se dicen…

Hacer que la información fluya entre todos los miembros en un marco de confianza mútua.

Sin la confianza no habrá feedback. Y sin feedback no habrá posibilidad de mejora. Y para ganar confianza es necesaria la máxima transparencia y que la información fluya sin problemas.

Tener en cuenta que todos tenemos puntos débiles.

Conocer los puntos débiles y ser conscientes nos puede ayudar a comprender mejor ciertas situaciones que se dan dentro del equipo. Aprovecha los puntos fuertes y ten en cuenta lo mínimo posible los puntos débiles. Creo que este es un aspecto clave, y no solo en las relaciones profesionales….

Tomar decisiones consensuadas.

Significa que ha existido diálogo, se han tenido en cuenta todas las opiniones posibles y se ha escogido la que el equipo ha creído mejor. Esto ayuda especialmente a coger confianza, expresar nuestro punto de vista y compartir ideas.

Si te has fijado, he mencionado un crecimiento profesional positivo. Un crecimiento no positivo sería “aquello por lo que he pasado y no quiero volver a pasar”. Todas las experiencias cargan nuestra mochila pero estoy seguro de que si encontramos un entorno como el descrito, en las que fortalecen nuestros puntos fuertes, nos ayudará en la motivación y aprender será mucho más fácil. Y será un indicativo de que el trabajo se está realizando en equipo…