¿Te has preguntado alguna vez porque hay personas que sin conocerlas te caen bien?¿Que hace diferente al iphone del resto de teléfonos del mercado? ¿Sabes porque la firma Abercrombie & Fitch no quiere que se le relacione con gente fea? Tu cerebro esta sesgado y a veces te juega malas pasadas… Tranquilo es el efecto Halo.

Etimológicamente el efecto halo se puede definir como a un sesgo cognitivo por el cual la percepción de un rasgo particular es influida por la percepción de rasgos anteriores en una secuencia de interpretaciones. Por tanto, si nos gusta una persona tendemos a calificarle con características favorables a pesar de que no disponemos de mucha información sobre esa persona. ¿Difícil de entender? Nadie mejor que el legendario Barney Stinson te lo explicará más fácil en este video:

Así es querido lector, tendemos a pensar que las animadoras, sólo por el mero hecho de ser animadoras, ya serán personas atractivas, que los restaurantes de comida rápida nos ofrecen una oferta saludable porque son los valores que transmiten en sus campañas de publicidad (aunque la realidad es completamente diferente) o porque cuando ves a George Clooney sonreír te apetece tomarte una taza de café.

No intentes luchar, no te resistas, es imposible porque lo encuentras en todos los ámbitos de tu vida desde el más personal hasta el profesional y nadie esta a salvo de él, de una manera u otra siempre te acaba atrapando. Responde al efecto de las “primeras impresiones” en el que, muchas veces, los primeros atributos que observas en alguien influyen en tu valoración global y además crean unas expectativas que determinarán tu opinión sobre ella.

Usarlo en una gran ventaja competitiva, podemos destacar por el resto de los demás si potenciamos alguno de nuestros rasgos físicos o de personalidad para sobresalir, si vamos a una entrevista de trabajo podemos potenciar nuestros puntos fuertes de cara a impactar en la evaluación del entrevistador.

Grandes marcas como Apple, Nike, Tesla o Nespresso utilizan este efecto para trasladarnos los valores que nosotros queremos asociar en nuestra decisión de compra que los diferencia del resto de su competencia. Si pienso en Apple me viene a la cabeza el cuidado en el diseño y en el acabado del producto (desde la usabilidad hasta el packaging) que le confiere un carácter exclusivo (no dices tengo un móvil, dices tengo un iphone!!!!!!). Cuando piensas en Tesla no piensas en un coche eléctrico (el Twizy de Renault también se enchufa a la corriente) piensas en un coche deportivo y sostenible pero el juguete viste casi 200 caballos de potencia.

Pero a veces se produce el efecto contrario y la ventaja que una marca saca del efecto Halo es despreciada convirtiéndolo en un factor negativo. Se me viene a la cabeza la firma de ropa Abercrombie & Fitch, que logró un posicionamiento de marca deseada (algo que muchas sueñan con conseguir), pero que rechazó este posicionamiento porque su ropa, y cito palabras textuales, no era ni para gente gorda ni fea ni inadaptada (en sus tiendas solo atienden gente guapa).

Tú eliges en que bando quieres estar pero la próxima vez que compres o ves a un actor y te parezca que tienes la sensación de hacer otra cosa, no cambies de canal, tu cerebro funciona perfectamente.

Este es de verdad y no engaña a nadie, te dejo con un temazo que no da lugar a primeras impresiones, te gusta sí o sí.

¡Que tengas una gran semana!


Do you want more posts like this?