En INUSUAL desarrollamos los proyectos con profesionales cualificados independientes (freelances cualificados), escogidos para cada cliente según las necesidades de proyecto. Su carácter emprendedor y responsabilidad asumida nos facilita la tarea de incorporación.

Cada vez que tengo que buscar un nuevo profesional para crear un equipo o incorporarlo a uno existente, presto especial atención en una serie de aspectos no relacionados directamente con las habilidades necesarias para el desarrollo de las propias tareas.

Los siguientes aspectos me ayudan a decantar la balanza hacia un profesional u otro.

Mentalidad abierta

Entender el mercado, el cliente y el proyecto es esencial para la integración del nuevo profesional en el equipo y para el éxito del proyecto. El profesional debe saber visualizar el contexto para adaptarse de forma rápida a cualquier cambio o imprevisto. Esta visualización también le ayuda a priorizar las tareas, aportando el máximo valor en cada una de las que está realizando en cada momento.
También las personas con mentalidad abierta me han demostrado que son capaces de encontrar soluciones a problemas de forma más rápida. Aceptan ideas de compañeros de equipo y las adoptan para poder encontrar el problema real. Ayudan a todo el equipo a seguir avanzando y no atascarse en pequeñeces.

Buen comunicador

Trabajar en equipo requiere una buena comunicación (ojo aquí con el lenguaje o los husos horarios si trabajas con profesionales remotos). Defender una idea o realizar una explicación con un buen razonamiento, teniendo en cuenta, respetando y aceptando los puntos de vista del resto, hace ganar en seguridad al equipo, posibilita alinear expectativas y ayuda en la construcción positiva del proyecto.
Si además el profesional está en trato directo con el cliente, aportara un conocimiento estructurado que el cliente siempre agradece.

Que muestre implicación

A lo largo de todo el proyecto es necesaria la implicación para alcanzar los objetivos. De esta manera aportará ideas y será constructivo en los problemas encontrados. Es necesario que se haga suyo el proyecto y sea proclive a buscar soluciones antes que excusas, sobre todo en ciertos momentos que pueden ser cruciales para el desarrollo del proyecto. Las excusas son fuente de malentendidos y desgaste en las personas y equipos.
Si la persona trabaja de forma remota, se hace necesaria la implicación en su tiempo de respuesta ante imprevistos.
La propia naturaleza del proyecto (sector, cliente, etc.) o su temática puede ser motivo suficiente para empezar con una buena implicación en el proyecto.

Que transpire confianza

Poder confiar en las personas es esencial en los equipos. Si una te falla, puede hacer fracasar el proyecto entero. Es necesario saber que puedo contar con él o ella en todo momento durante el todo proyecto, aunque sea para que me diga que no, pero obteniendo una respuesta sincera, razonada y verdadera. Personalmente se me hace necesario que me transmitan su estado de ánimo, visión o problemas de forma franca, sin auto engaños. Y sobre todo si el profesional trabaja de forma remota.

Si en el momento de incorporar una persona a tu equipo restabas importancia a alguno de estos aspectos, te animo a que no lo hagas y me comentes que tal te ha ido.


Do you want more posts like this?