A lo largo de este último año hemos realizado desde INUSUAL varios proyectos de UX. En todos ellos hemos podido observar que son una muy buena herramienta para introducir conceptos “agile” en las organizaciones con las que trabajamos. No quiero tratar sobre cómo realizar la gestión de un proyecto, sino cómo tener herramientas que te permitan a que sea un éxito.

Como ya comenté en mi artículo “Agile és más cultura que proceso”, el cambio de mentalidad es esencial para que una organización empiece a adoptar “metodologías ágiles”. Muchas veces, los procesos formales e informales de las organizaciones están tan arraigados que hacen que, sin una herramienta adoptada, vuelvas a caer en una gestión (y control) de proyecto tradicional.

En este marco de trabajo, el desarrollo de proyectos desde el punto de vista de la experiencia de usuario, ha ayudado a las organizaciones a adquirir ese cambio de mentalidad y ha facilitado ir vislumbrando las bondades de la gestión de un proyecto ágil.

Para explicar cómo el UX puede ser una herramienta útil para introducir principios «agile», me voy a basar en el manifesto ágil. Si no tienes en mente los principios ágiles te recomiendo que le dediques unos minutos.

«Individuals and interactions over processes and tools»

Dos de los aspectos más importantes que intentamos solucionar desde la reunión de kickoff de un proyecto UX son: solucionar los problemas reales de los usuarios y eliminar la incertidumbre que rodea al proyecto.

Para ello, nos basamos en el conocimiento de los usuarios y cómo interactúan con los diferentes sistemas a lo largo de su jornada profesional. Es a partir de aquí que se elaboran los modelos persona, user journeys, etc. Cada una de estas herramientas está basada en las personas y sus interacciones y tratan tanto reflejar el comportamiento como visualizar los problemas.

«Working software over comprehensive documentation»

Cada uno de los “outputs” que genera el desarrollo de un proyecto UX está enfocado a entender el proceso para acabar trasladándolo a un prototipo navegable que permita a los usuarios visualizar cómo acabará siendo el sistema.

Visualizar lo antes posible el prototipo significa hablar un mismo lenguaje y ayuda a alinear las expectativas. Más vale una imagen que mil palabras

La diferencia está en hacer documentación para definir un proceso «versus» para eliminar la incertidumbre. En el artículo «Documentación ágil» puedes leer más sobre el tema si te interesa.

«Customer collaboration over contract negotiation»

Desde mi punto de vista éste es un punto clave para cualquier proyecto exitoso. Los contratos son necesarios pero creo que prevalece la responsabilidad de las organizaciones, equipos y personas que los conforman para poder tener el producto/servicio esperado.

Con tal de solucionar un problema de un usuario, un contrato puede especificar que es necesario realizar una búsqueda en una base de datos en un tiempo de “x” milisegundos, con una serie de criterios y que el resultado sea un listado con una serie de campos. Pero es realmente el usuario (o cliente) que usará la aplicación el que diga quan importante es y quién dará indicaciones que nos ayuden a decidir dónde estará esa búsqueda para poder solucionar de forma fácil ese problema. Es el equipo quien debe dar la mejor solución. Eso, indudablemente, tiene a ver con un buen tiempo de respuesta.

Un proyecto de experiencia de usuario necesita de forma obligatoria trabajar pegado al usuario para poder entender esas problemáticas y darles pesos para luego, trasladarlas a los sistemas.

«Responding to change over following a plan»

Eliminar la incertidumbre significa que das por hecho que existe. Eso ayuda a estar preparado para los cambios que van a venir y prepara al cliente para poder hacer esos cambios, siendo consciente del coste que pueden tener. Cuanto antes recibamos el “feedback del cliente”, antes podremos modificar el prototipo y más económico será.

Aquí la clave es cerrar una fecha de proyecto y en cada entrega de prototipo hacer visible qué implica desarrollar el siguiente prototipo. Siendo todos conscientes podemos acordar de forma fácil el cambio.

¿Es tan fácil como parece?

Te aseguro que no. Todo tiene una curva de aprendizaje y adopción. El conocimiento de los equipos, la organización y su cultura, puede hacer que incluso con prototipos, documentación concisa, recibiendo feedback continuo de cliente, etc. los proyectos se alarguen más de lo debido sin una buena “gestión de proyecto”, entendida desde el punto de vista de la gestión de las personas, expectativas y alcance principalmente.

Pero estoy convencido que en el caso que quieras realizar el proceso, el esfuerzo inicial te valdrá la pena.

¿Y tú qué dices?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.