Hay mucha gente que piensa que la creatividad tiene sólo que ver con la originalidad artística. Eso hace que a menudo cuando se habla de organizaciones creativas, la gente piense en empresas dedicadas a las artes, el marketing, la publicidad. Suena raro pensar que una organización creativa puede ser cualquier empresa, pero es la verdad.

De hecho, las empresas usan la creatividad en la medida en que las personas lo hacen, las empresas en sí, no son creativas, lo son las personas que trabajan en éllas. Una empresa es tan creativa como su propia gente.

El problema es que en muchas ocasiones esa gente “desconecta” su lado creativo cuando entra por la puerta de la empresa. Saben que “van a trabajar” y que no se les valora por sus ideas, sino por lo que dice en su contrato o por lo que se rige su sueldo o bonus…

Incluso me he encontrado casos en los que la gente adopta la actitud “si quieren mi creatividad, que la paguen” ¿hay algún síntoma peor de la desafección entre empresa y empleado?

Nadie niega que en la actual economía del conocimiento la creatividad es más importante que nunca. Pero aún hay muchas empresas que matan la creatividad con su forma de gestionar. Directivos que aplastan (hasta sin querer) la motivación de sus empleados. La que se trae ya de casa. “La gente intenta aportar durante un tiempo, especialmente cuando empieza, pero al poco tiempo se da cuenta de que no sirve de nada y empieza a pasar de todo” me confesaba una persona un día.

Los directivos en general no se cargan la creatividad a propósito. Pero la acaban minando en su búsqueda del mando y control, de la productividad, de la eficiencia. El problema es que, preocupados por el corto plazo, acaban erosionando el medio y largo.

Pero todo buen directivo sabe que si no fomenta la creatividad en su equipo, éste acabará haciendo sólo aquello que se le manda, perderá su motivación intrínseca y caerá en la rutina que traerá consigo, tarde o temprano la mediocridad, la falta de diferenciación en el mercado y su consecuente lucha, no ya por el liderazgo, sino por la mera supervivencia, se acabará imponiendo.

¿Cuánto de creativa es tu empresa? ¿Cómo se consigue una empresa creativa? ¿Qué hace que la gente sea creativa en el trabajo? Si quieres saber las respuestas a estas preguntas, no te pierdas el próximo post del jueves


Do you want more posts like this?