Recuerdo que en Septiembre de 2014 publicamos un artículo contestando algunas “preguntas sobre innovación creativa.” En aquél entonces llamábamos “innovación creativa” a lo que hoy entendemos como, “creatividad organizacional“, “cultura de innovación“, o “innovación corporativa.”

Me gusta más el concepto “innovación corporativa” por ser más claro y concreto. No cabe duda que quien innova es la organización en su conjunto.

La “innovación creativa” siempre tenía que ir acompañada de una explicación, la innovación incorpora la creatividad, nos decían algunos expertos. Sí, pero no todas las innovaciones pueden ser consideradas como creativas contestábamos nosotros

En cualquier caso, es cierto que el concepto de “innovación creativa” se podía percibir como algo más vinculado al diseño, marketing, comunicación y negocio. Como veremos más adelante— existen otras formas de innovar que no están necesariamente ligadas a estas disciplinas.

La llamemos como la llamemos, está claro que la innovación corporativa —o la necesidad de tener una cultura innovadora— se está haciendo cada día más presente y crítica en las organizaciones.

Es cierto que los cambios externos que han generado las nuevas tecnologías, han empoderado a los clientes o usuarios y eso les hace elevar sus expectativas al máximo nivel. Pero también han afectado a otros entornos más allá de los clientes. Sin ir más lejos, el interior de las organizaciones y el mundo del trabajo, está sufriendo una revolución en toda regla. A veces silenciosa, en otras ocasiones, a gritos…

No importa cuál sea tu organización. Si no innova, desaparecerá. Sólo es cuestión de tiempo. Y la innovación es un trabajo de equipo. Por cierto ¿Cuánto de preparado está vuestro equipo para innovar?

10 Tipos de Innovación

¿Qué es exactamente la innovación corporativa? ¿hay algún modelo a seguir? ¿alguna clasificación? La respuesta rotunda es que sí. Existen muchas maneras de clasificar la innovación.

Una de las que más usamos es la que propone un libro muy interesante titulado “Ten Types of Innovation” en el que Larry Keeley y otros tres autores clasifican la innovación de esta forma:

Los 10 tipos de innovación que propone Doblin

Si te interesa profundizar en este tema, te recomiendo el libro entero; no tiene desperdicio. Aunque para saber si realmente te interesa, puedes ojear un buen extracto pulsando en la imagen inferior para verlo.

screenshot

Tipos de innovación corporativa

Cuando nos referimos a la innovación corporativa estamos hablando de un tipo de innovación muy amplio que afecta a nivel organizacional. Por ello vale la pena separarlo por partes para saber de qué hablamos en cada caso. ¿Podríamos agrupar los distintos tipos de innovación que pueden surgir en una organización? Seguro que sí, y probablemente la mejor forma de hacerlo es clasificándola por su propósito:

Innovación de producto

Hace ya muchos años que existen los departamentos de innovación de producto en las empresas. En algunos casos, son denominados I+D. En otros, adoptan el nombre genérico de “Departamento de Innovación” pero casi siempre se enfocan en torno al producto.

Este tipo de innovación suele estar a cargo de una dirección funcional. A veces depende directamente de Dirección General, mientras que en otras “cuelga” de marketing.

La tecnología asociada al producto en este caso es prácticamente imprescindible. En raras ocasiones trabaja con el resto de la organización, suele ser un área funcional más y en muchas ocasiones requiere una intervención técnica.

Innovación de cliente

Cada vez más se hace más popular el término “Service Design” y no es que la innovación relacionada con los servicios no existiera desde hace años. Pero nunca hasta ahora se había hablado tanto de esta disciplina. La innovación de servicio está creciendo de forma muy notable. Especialmente en mercados maduros donde los productos son ya tan equivalentes, que se distinguen por el valor agregado del servicio que incorporan.

Antes se innovaba en torno al producto o al servicio, ahora en torno al cliente.

Innovar en este área es apasionante porque la mayoría de servicios han sido pensados desde una perspectiva interna sin tener en cuenta la visión del cliente y no hacer un ejercicio de empatía. Herramientas como el “Design Thinking“, el “Empathy Map”, el “Customer Journey” o el “Experience Mapping” hacen posible que esta sea una de las areas con más potencial de desarrollo.

Innovación de procesos

Imagínate que a una persona del departamento de administración se le ocurre una idea para ahorrar tiempo en el trabajo de alguien. Imagínate que este cambio no afecta sólo de forma puntual, sino que afecta a un proceso de esos que se repiten en la empresa varias veces al día.

Pongamos por caso que esta idea no sea muy glamurosa pero que represente el pequeño ahorro del 1%. En una organización grande, el impacto puede ser espectacular. Sólo hay que calcular el 1% de los costes operativos y luego multiplicarlo por el número de empleados que podrían tener ideas parecidas si de verdad les importara tenerlas…

La innovación de procesos operacionales es muy poco visible y no gana grandes premios, pero a veces puede llegar a tener un impacto aún mayor que el lanzamiento de un gran producto.

Además es casi gratis, porque depende de la actitud del personal. Siempre que sean capaces de pensar antes de hacer. Descubriendo que algo puede hacerse de otra forma; atreviéndose a proponer un cambio, implementándolo de forma ágil; reconociendo la idea, fomentando así que aparezcan otras… ¿Fácil verdad?

Innovación de negocio

Para que una organización cambie su modelo de negocio es necesario un detonante en su trayectoria. Un nuevo CEO; un cambio significativo en el gobierno o la propiedad de la compañía; una disrupción tecnológica en el mercado; un cambio de tendencia inesperado y constante en los resultados… Hace unos años, todo esto era mucho menos frecuente, pero hoy no.

Los cambios del entorno organizacional han llegado a equipararse a los del entorno militar. El acrónimo VUCA, —que se usaba en los 90′ para etiquetar entornos con Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambigüos— hoy se usa en todas partes.

Las organizaciones siempre han sido sistemas complejos, pero hoy lo son más que nunca y ello hace necesario, en algunos casos imprescindible, innovar en la forma de adaptarnos sistemáticamente al mercado ¿pero cómo? Creo que este será un buen tema para mi artículo de la próxima semana


Join us Beyond the Ordinary on inusual.net


¿Y tú qué dices?